Comprar

Prueba KTM EXC300. Domina a tu dragón.

Probamos en esta ocasión una moto nacida para ganar. No solo cuenta con títulos mundiales de Enduro Indoor (Taddy Blazusiak), sino también el el mundial E3 el último de los cuales fue ganado por Samuli Aro, creo que en el 2009. El incorporar la sexta marcha da una nueva vida al propulsor, siendo mucho más aprovechable, esto unido a otros detalles, como el definitivo arranque eléctrico de serie, aportan nuevos valores a la EXC 300.
Prueba KTM EXC300. Domina a tu dragón.
La EXC300 resulta un arma de lo más eficaz en todo tipo de recorridos endureros.
Repasamos en primer lugar los detalles, ya explicados en la prueba de la EXC250, que tanto nos gustó. En el apartado estético, el naranja vuelve a ganar terreno, si le sumamos el nuevo depósito transparente, la moto parece más ligera y bonita que nunca, desde luego entra por los ojos, prometiendo lo que luego verificaremos.

Por fin se incorporan de serie los imprescindibles paramanos y el protector del manillar, detalles que siempre añaden los usuarios, ya que son imprescindibles y no se acabada de explicar, dado el precio de la moto, bienvenido el detalle.

El manillar es, como en toda la gama un Neken sin barra de diámetro variable, que nos parece algo más alto que el que equipa la 200 de la marca, estando situado el anclaje en la posición más adelantada de las dos que llevan las tijas. La posición de conducción, por tanto resulta, como es norma de la casa, optima al menos para una estatura media.

En esta versión 2011 se ha trabajado en la termodinámica, cambiando el cilindro, pistón y nuevos reglajes de carburación, todo ello tapado por un nuevo silencioso, más largo y efectivo, que viene sujeto por una pieza de material plástico de alta resistencia.

Gracias a ello, siguiendo las tendencias del enduro actual incluso en competición al más alto nivel, se consigue un propulsor mucho más dosificable, con más bajos y medios, lo que permite abrir gas antes y con un mayor control sobre el mismo, resultando pues mucho más efectivo, sobre todo en firmes deslizantes y resbaladizos, tan frecuentes en el enduro.

La entrega de potencia se a suavizado mucho, con lo que se consigue una mayor efectividad en todo tipo de situaciones. El escalonamiento del cambio, también permite una mejor utilización, ya no hace falta exprimir al segunda como antes, ni dar un toque de embrague en tercera, la eficacia ahora es excelente.

El equipo de frenos, como es habitual en la marca, es Brembo, que ya sustituyó el año pasado la antigua bomba, por una mucho más sensible y eficaz, el trasero tiene una ligera tendencia a bloquear, que requerirá más tacto que otras marcas.

La amortiguación, una vez, equipa más material White Power. La horquilla de 48 mm. de diámetro de barras, con un recorrido de 300 milímetros y el amortiguador trasero, montado sobre el PDS, cada vez más eficaz, da un recorrido de 335 mm.
Prueba KTM EXC300. Domina a tu dragón.
Cuando iniciamos la puesta en marcha nos encontramos con lo mismo que en su hermana 250, en un principio y con el motor frío nos ha dado la impresión de fallar, por lo que, como el motor está frío, preferimos accionar la palanca, con toda facilidad y la respuesta es inmediata. En cualquier caso no ha fallado el arranque eléctrico ni una sola vez en toda la prueba, por lo que la primera impresión no ha sido para tenerla en cuenta.

Ya que hablamos de la palanca, esta ha cambiado de forma y resulta muy fácil arrancar con ella, por suerte no tendremos que comprobarlo, y en las situaciones más comprometidas, el botón mágico nos ahorrará las fuerzas.

Resulta sorprendente que aún incluyendo el sistema de arranque y la batería, el conjunto resulte el más ligero de la categoría, una auténtica peso pluma, 103,1 kg. cuya ligereza y menores inercias ya notaremos en la prueba dinámica.

Una vez en marcha, desde la primera pistonada ya adivinamos una gran dosis de energía que esta 300 lleva en su interior. La cosa promete.

La entrega en baja es de lo más poderoso, subiendo de vueltas con rapidez, sin baches a lo largo de toda la gama. Según nos vamos aproximando a la parte alta de revoluciones, nuestras impresiones iniciales se confirman, estamos ante un auténtico misil.

Pero no nos engañemos, la transición de Dr. Jekill a Mr. Hyde es de lo más suave. Nos cuesta saber cuándo entra en acción la válvula de escape. La progresividad es envidiable, toda una joya este motor de la KTM EXC300, una maravilla, de lo mejor que hemos probado en una moto de enduro, sea del ciclo que sea. Un 10 para KTM, la firma austriaca se lo merece.

Hace no muchos años, esta marca tenía sus detractores, siempre hablando de parte ciclo claro. Que si se mueven de delante, que si en los rizados no da seguridad... sin embargo todos reconocían en su agilidad su mejor arma. Había quien afirmaba caerse más que con otras motos, también podría ser que también fuera porque iban más deprisa.

Los sucesivos cambios en la amortiguación y perfeccionamiento del PDS, con otros cambios en la parte ciclo, como el bajar la pipa de dirección 10 mm. en el 2010 han surtido efecto. Las motos naranjas han aumentado y mucho su estabilidad donde antes era más crítica, sin perder ni un ápice de agilidad, donde son, por derecho propio, líderes indiscutibles. Prueba KTM EXC300. Domina a tu dragón. Ya en la prueba dinámica, apreciamos todo lo comentado, la moto es una maravilla en los cambios de peso y dirección, donde el contenido peso y las bajas inercias, permiten hacer diabluras, sin que en ningún momento dé síntomas de pérdida de control. Gira con rapidez interpretando al instante tus deseos, ahora esta KTM es más segura que nunca.

Hacemos un recorrido por un sendero estrecho, lleno de piedras, pequeños escalones, incluso zonas de agua. Las curvas, muy ratoneras, se suceden una tras otra, incluso con peraltes, al salir de uno de ellos, nuestra rueda delantera se dirige sin piedad hacia un pedrusco, del tamaño de un melón, que ha ocultado parcialmente la vegetación, pero tranquilo, un pequeño gesto y la EXC300 ha interpretado con fidelidad nuestros deseos y necesidades, ni lo hemos rozado.

Los bajos nos permiten rodar con una marcha más larga, casi sin tocar el embrague, siempre hay potencia para salir de cualquier situación.

Es sorprendente, parece una moto de menor cilindrada en términos de manejabilidad, pero cuando las zonas se van haciendo más abiertas, demuestra una vez más todo su potencial, el brioso motor nos catapulta de una a otra curva con una energía inusitada, lo que nos da una idea de las posibilidades en competición de esta enduro.

Cuando llegan las trialeras, una vez más demuestra los grandes valores de esta cilindrada en este tipo de recorridos. Sube escalones, gira, se mueve de un lado para otro con verdadera maestría.

Si nuestro pilotaje es tranquilo, nos conformamos con superar los obstáculos y optamos por ir a un ritmo bajo nos ayudará lo increíble, incluso podremos ir relajados, mientras los pilotos de otras motos luchan contra el peso y las inercias.

Ante cualquier demanda, el motor reaccionará con una gran dosis de potencia, capaz de superar todo tipo de dificultades, haciendo fácil lo difícil. Los más aguerridos encontrarán una compañera a la altura de las exigencias, una verdadera máquina de competición.

El tema de suspensiones también ha mejorado lo suyo, además en esta unidad de pruebas el tarado resultó óptimo para nuestro nivel de pilotaje. Una puesta a punto personalizada sin duda sacará lo mejor del conjunto amortiguante, en cualquier caso buena nota también en este apartado. Buen trabajo el de WP en este modelo.

Ahora viene la pregunta del millón, aquélla que se hacen muchos aficionados ¿Porqué una 300 y no una 250?

Incluso entre los pilotos profesionales hay discrepancias. Alfredo Gómez, piloto oficial Husaberg en el Mundial de Enduro Indoor y en el mundial de extremas, prefiere la 250. Xavi Galindo, ha optado por la 300 de la misma marca y se ha brindado a ofrecernos su opinión profesional al respecto:

“ Los bajos de la 250 son más suaves, pero más contundentes y progresivos en la 300, lo que por otra parte hace que en las trialeras traccione menos. Si te descuidas con el gas se te escapa antes de las manos. Por el contrario, en las cronos es más fácil de pilotar, requiriendo menos cambios de marchas y menos embrague, por tanto se puede llevar en marchas más largas, con más suavidad que la 250, que cuenta con una subida de vueltas más agresiva”.

En resumen, la KTM EXC 300 es una moto poderosa, rápida como la que más, pero que permite dominarla a aquéllos pilotos con una cierta experiencia y buen tacto de gas, que saben controlarlo de verdad, ya que los caballos son muchos y poderosos. Brutos abstenerse. Si estás entre los primeros disfrutarás de lo lindo en todo tipo de terrenos e incluso en competición, donde no hace falta nada para tener la moto tal y como promete el slogan de la marca “Ready to race”.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas