Comprar

Prueba KTM EXC250F con embrague automático Rekluse.

Recién incorporado al catálogo de Power Parts de KTM, el embrague automático Rekluse resulta una interesante opción para el enduro y no solo para los novatos, sino también para todo tipo de pilotos.
Prueba KTM EXC250F con embrague automático Rekluse.
En los pasos complicados el embrague automático facilita las cosas de sobremanera.
No se trata de un cambio automático, como se tiende a pensar en un principio, nuestra querida palanca de cambio sigue en su sitio y podemos cambiar cuando y al régimen que nos parezca oportuno.

Todo el mundo ha cambiado alguna vez sin apretar la leva de embrague, "a capón" como suele decirse, una subida complicada, de esas donde el trabajo se acumula y preferimos cambiar más rápido, una trialera complicada. No es algo frecuente desde luego, a la mayoría no nos gusta castigar la mecánica. Es precisamente en esos casos donde el embrague automático nos facilita las cosas.

En un principio resulta desconcertante eso de llevar el freno trasero en el lado izquierdo del manillar.

En otras ocasiones, como pueden ser las bajadas fuertes, resulta una bendición, podemos frenar los los dedos de ambas manos, ya que siempre se tiene más tacto en la mano que en el pie. En las curvas a derechas podremos también accionar el freno posterior por muy inclinados que estemos, algo que no ocurre en las motos con embrague manual.

Desde luego requiere un periodo de adaptación. También nos hemos encontrado alguna vez abordando un peralte a toda velocidad y al buscar el pedal de freno... ¿donde está?. Pero una vez nos acostumbramos encontramos también indudables ventajas.

Además de tener un mayor tacto, y por ello control, sobre la frenada, nos podemos olvidar de una más cuando las cosas se complican. Concentrarnos más por tanto en nuestro pilotaje y en elegir la mejor trazada o estrategia para abordar las trialeras. La moto no se calará nunca, ni siquiera aunque nos caigamos.

Si la dejamos caer de vueltas en una marcha larga, el embrague actuará solo, es decir de modo automático, sin que el motor se cale, una garantía en las zonas más difíciles. Si accionamos los frenos, tampoco se calará, la moto se detendrá sin que lo haga el motor.

En cuanto volvamos a acelerar será como si soltáramos el embrague con toda suavidad.

Como en un principio nos mostramos un tanto escépticos con este nuevo sistema, nos encaminamos a una zona más o menos complicada, una estrecha bajada con un giro, un pequeño escalón, una subida terminada con otro pequeño escalón, vamos el típico sitio donde consideramos el embrague algo esencial.
Prueba KTM EXC250F con embrague automático Rekluse.
Pasamos primero con una moto de embrague "tradicional", comprobando en efecto la atención que hay que prestar a este elemento. Después pasamos ya con la KTM "Rekluse" y... ¡sorpresa! ha resultado mucho más sencillo.

Nos hemos olvidado por completo del embrague y llevar un dedo sobre él y el "automático" ha realizado su trabajo de modo impecable. Por torpes que hubiéramos sido la moto jamás se hubiera calado.

A los pilotos que hacemos también trial, nos puede costar un poco más. El "golpe de embrague" para levantar la rueda o subir el motor de vueltas ya no es un recurso, pero se puede sustituir por otros medios, como dar un toque de freno delantero y emplear el rebote de la suspensión delantera, junto al movimiento adecuado del cuerpo, aprovechar el propio empuje del motor, tirar del manillar hacia atrás, en definitiva tenemos que adecuar el pilotaje a la nueva situación.

Sin duda esta opción facilitará las cosas a muchos, no solo a los novatos, sino a todos aquéllos que quieren tener las cosas más fáciles, incluso entre los más veteranos. Uno se pueden encontrar todo tipo de comentarios y preferencias, pero el embrague automático desde luego tiene muchas más ventajas que inconvenientes. Prueba KTM EXC250F con embrague automático Rekluse. Para todos aquéllos que lo deseen también se puede montar con la tradicional maneta de embrague, para emplearlo, cuando lo creamos conveniente, como siempre hemos hecho y de modo automático en la gran mayoría de las situaciones. Eso sí el pedal de freno en este caso seguirá estando en nuestro pie derecho.

Por poco más de 600 € se dispone de una nueva opción disponible en el extenso catálogo Power Parts KTM, que se puede equipar en todas las enduro de la marca. En esta ocasión lo hemos probado sobre una EXC250F modelo 2009.

Puede que este año no puedas cambiar de moto, pero ¿porque no instalar este interesante extra? Es desde luego asequible e interesante para la gran mayoría de pilotos.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas