Comprar

Prueba KTM 125 EXC 2013. El síndrome de Peter Pan.

Llega la prueba de una de las motos que más y mejor nos pone las pilas, de la que después de montar uno piensa, con razón o sin ella ¡qué buen piloto soy! ¡cómo controlo! mientras los que te acompañan dicen: ¡como va el niño de la 125! Lo cierto es que con esta 125 en KTM han vuelto a superarse con todo un cocktail de sensaciones.
Prueba KTM 125 EXC 2013. El síndrome de Peter Pan.
Esta pequeña enduro te robará el corazón. Déjate seducir por sus encantos.
Para no repetirnos respecto a anteriores pruebas, hacemos un resumen de las principales novedades comunes a toda la gama EXC.

Comenzamos pues con las gráficas, renovadas y además con gran acierto, dando una imagen más racing si cabe, incorporando el plata a su gama de colores, sobre la carrocería ya estrenada el año pasado, que da un aspecto más ligero.

El chasis del mismo modo, es el mismo estrenado el año pasado, ahora en color gris oscuro metalizado, culpable no solo de su excelente comportamiento, sino también de una ligereza difícil de igualar por la competencia, al pesar unos 5 kg. menos que otros.

Las cada vez más eficaces suspensiones WP incorporan como novedad un nuevo aceite más estable y eficaz, mejorando el tacto y el rendimiento durante más tiempo. Detrás se sigue confiando en el PDS y parece que en KTM lo seguirán manteniendo en la gama de enduro, ya que su comportamiento resulta más que satisfactorio.

El ya habitual manillar Neken sin barra, de 22/28 mm. de diámetro, lleva los nuevos puños de dos densidades distintas, mucho más cómodos que los anteriores.

Sobre él va montado la nueva caja de filtro, de acceso más rápido sin necesidad de herramientas. El depósito, como en modelos precedentes es traslúcido.

El motor incorpora el nuevo embrague de diafragma sin muelles, que la marca denomina DDS, resultando más ligero y resistente, que a lo largo de la prueba nos mostrará sus bondades, en una cilindrada donde su utilización es desde luego más acentuada.

Resulta sorprendente que un grupo propulsor, cuya base tiene ya unos años se comporte tan bien, año tras año ha ido mejorando hasta convertirse sin ninguna duda en lo mejor del mercado en su cilindrada. Alimentado por un carburador Keihin PKW de 36 mm. de diámetros, proporciona unos bajos que hubieran sido la envidia de una 250 de hace años.

Llega el esperado momento de la prueba, mientras nos ponemos el equipo no podemos disimular nuestra sonrisa ni evitar alguna mirada furtiva la la pequeña naranja que nos espera. ¡Hoy será un gran día! Por si fuera poco el terreno está húmedo, con el grado óptimo de adherencia y ha dejado de llover. Preludio de una gran jornada endurera.

El día de la sesión de fotos será todo lo contrario. Uno de los más duros desde que realizamos pruebas. Calados, con frío, los dedos helados incapaces de manejar la cámara, pero bueno, son los gajes del oficio. No se puede tener de todo.

Ya en la rampa del garaje nos damos cuenta de una de sus principales bazas: -Qué ligera que es-
Prueba KTM 125 EXC 2013. El síndrome de Peter Pan.
Tiramos del starter y a la primera patada, o casi podríamos decir bajada de la palanca de arranque, de tan bien que lo hace. El sonido se va aclarando según va tomando temperatura, mostrando cada vez más la personalidad de este motor.

Una puntualización sobre el arranque. En todas las motos actuales se puede arrancar con un marcha engranada, pero normalmente el tacto de la palanca y el cómo aprovecha la fuerza de nuestra patada no es la ideal. Tal vez sea el nuevo embrague, pero lo cierto es que la pequeña KTM arranca así igual de bien que en punto muerto.

De entrada nos encontramos con más bajos de los habituales en una 125, es decir, si queremos tomarnos las cosas con calma, esta 125 sabe caminar, pero es cuando le roscamos el mango cuando se nota una tremenda subida de vueltas que parece que no vaya a terminar nunca. El sonido se vuelve más metálico, señal de que la válvula de escape está abierta. Nos encanta su música.

Es en ahí donde la 125 EXC nos muestra toda su plenitud. Un motor exuberante, alegre como pocos, capaz de los mayores retos siempre que nosotros tengamos decisión, algo más fácil de lo que pensamos, ya que esta moto no intimida, nos da una sensación de dominio fantástica.

La sensación personal es que esta moto se lleva de modo muy dócil en el primer tercio de gas, apto para todo tipo de endureros, incluso los de más bajo nivel, tiene una subida limpia sin latigazos, pero donde se encuentra en todo su explendor es en la zona alta de revoluciones, una auténtica fiera, pero que se puede dominar con un tacto de terciopelo.

Pero un motor así merece una parte ciclo a su altura y la pequeña austriaca desde luego lo tiene. El nuevo chasis estrenado en el 2012 mejora aún más todavía la ya legendaria manejabilidad de esta enduro.

Las suspensiones WP, que ya nos gustaron en sus hermanas mayores, son una maravilla de tacto, sensibilidad y respuesta en todo tipo de circunstancia. La puesta a punto de fábrica resulta ideal para nuestras exigencias.

Todo esto proporciona un conjunto de lo más eficaz, podemos colocar la moto donde queramos, cambiar de dirección, hacerla volar sobre los obstáculos, cambiando de trayectoria en la última décima de segundo, bien porque hemos encontrado un obstáculo inesperado o porque nos apetece jugar.

Durante la prueba nos encontramos con un divertidísimo sendero, con todo tipo de curvas, retorcidas y enlazadas, “eses” rápidas de las de quinta y sexta a fondo. En un día como ese, le podemos sacar todo el partido. Los tacos se clavan sin piedad, proporcionando gran tracción y el motor va girando donde más le gusta: arriba.

Delante nuestro compañero lleva una más potente 350 y va pensando: -Este tío no se me despega, pero ya llegará la zona donde pueda abrirle y se va a enterar- Pero llegar llega, pero el sonido metálico de la 125 le persigue como una sombra. ¡cómo anda ese aparato! Su 350 se separa unos metros, pero son rápidamente neutralizados en cuanto hay algo parecido a una curva.

La KTM 125 EXC te quita todos los complejos, de moto pequeña, de falta de forma física, de poco nivel de pilotaje... llegas a pensar que en KTM la han hecho especial para ti. Lo que es cierto, pero para ti y para muchos más que ni lo sospechan. Todo el que la pruebe se bajará de ella con una sonrisa en los labios y la mirará con cariño y es que se lo merece.

El terreno se va complicando, van apareciendo más piedras y ya es más ratonero y exigente, llegamos rápido a un ángulo, ciego porque las ramas no nos dejan ver lo que hay detrás. Una piedra y un gran surco aparecen donde queríamos colocar nuestra rueda delantera y al esquivarlos perdemos momentáneamente la concentración, con lo que el motor baja de vueltas.Prueba KTM 125 EXC 2013. El síndrome de Peter Pan. Ante nosotros surge en ese momento una subida de esas con surcos, piedras y escalones, uf... hemos perdido la inercia. A pesar de ello decidimos continuar la ascensión. El motor, lejos de ahogarse y quedarse sin fuerza, nos dice con su sonido que sí puede hacerlo, sigue ronroneando pero sin venirse abajo. Sorprendente.

Vamos bien colocados, flexionando las rodillas pero sin sentarnos, como nos han enseñado los trialeros. Entusiasmados por la respuesta decidimos apoyar la acción con un golpe de embrague y coge vueltas, de un modo contundente pero controlable y nos catapulta hacia arriba, lleno de vida y plenitud con tales ganas que coronamos la cima incluso en una rueda.

Llegamos después a una subida que podemos calificar de trialera, con giros cerrados, escalones, grandes piedras sueltas... bonita de verdad, no muy larga, pero buen sitio para tratar de ponerla en aprietos. El piloto que nos precede a perdido algo de inercia y baja una marcha, con lo que pierde tracción y se queda parado en medio.

Pero nosotros tranquilos, llevamos casi una mountain-bike, pisamos la estribera izquierda para peraltar la moto por ese lado del sendero y le esquivamos pasando al contrario. Nos deja mucho margen para la improvisación, además para qué negarlo, con ella nos atrevemos a todo.

Esto se pone manifiesto de modo especial en las bajadas, de esas que intimidan, donde las inercias nos hacen dudar, no de nuestro pilotaje, sino de nuestra capacidad de detener la moto donde queramos. Allí donde una moto de superior cilindrada nos haría pensar y mucho dónde podemos frenar y si debemos hacerlo, con la pequeña endurera naranja no hay problema.

Bajaremos con confianza, con todo bajo control, como nos enseñaba Nani Roma en el primer Libro del Enduro, sabiendo que si lo deseamos nos detendremos en un mínimo espacio para cambiar de trayectoria, tenemos la seguridad de que todo lo que hagamos con nuestro cuerpo será respondido con absoluta fidelidad por nuestra máquina.

Casi podemos decir con seguridad que el público para este tipo de moto es mucho más amplio de lo que puedan pensar muchos, ni hace falta ser un jovencito con ganas de ser el nuevo Mario Román, seguro que aprenderá de lo lindo, sino que también los más veteranos, muchos de los cuales incluso pierden la motivación, alegando años o falta de forma física.

Con esta moto pueden recuperar la autoestima como pilotos o incluso quitarse el peso de la edad de encima. No nos cansaremos de repetirlo, todo el mundo debería tener una 125 en algún momento de su vida endurera. Es más cuando después te pones a los mandos de una moto de superior cubicaje y potencia, te sientes mucho más técnico y mejor piloto.

Terminamos ya la prueba y cuando estamos lavando las motos, como es habitual, hablamos de las excelencias de las motos y del magnífico día, mi amigo Ramón me comenta: -Ya sé lo que te pasa, tú con esa moto sufres el Síndrome de Peter Pan- Es cierto, para qué negarlo, mi sonrisa me delata, hoy me siento más joven y lo que es más importante, mucho mejor piloto. Muchas gracias KTM 125 EXC del 2013, volveremos a vernos.

Hemos probado varias KTM seguidas, pero los vaivenes del mercado y la disponibilidad de unidades así lo ha dispuesto. Tranquilos llegarán más marcas.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas