Comprar

Prueba Husaberg FE570 2012. El martillo de Thor.

Probamos el nuevo modelo 2012 de la enduro más poderosa de Husaberg. Posiblemente también lo sea del mercado. Todo un derroche de energía en toda la gama de potencia que pondrá a prueba nuestro físico.
Prueba Husaberg FE570 2012. El martillo de Thor.
Todo un derroche de energía y diversión encontraremos en la potente Husaberg TE570.
Llega el momento de la verdad, después de un copioso desayuno, en previsión de la dura lucha que nos espera, nos equipamos para la lucha: peto, rodilleras, botas, collarín, casco, espada... no mejor la dejamos, será un peso inútil y nos estorbará en la lucha.

En el garaje nos espera nuestro arma definitiva: el martillo de Thor, la enduro más poderosa, la FE570. Lista para todo desafío endurero que se precie. Antes de nada damos el oportuno repaso a los componentes y novedades, muchas de ellas comunes a toda la gama.

Sobre el habitual manillar Neken de diámetro variable, sin barra y con protector, muy cómodo para nuestro gusto, encontramos una bomba de embrague hidráulico Magura, de impecable funcionamiento y con maneta retráctil, un buen detalle que nos ahorrará más de una rotura.

Equipa cubrecarter de plástico de serie, cubremanetas, protectores de chasis y depósito traslúcido de 8,5 litros de capacidad.

Los frenos en ambos trenes son Brembo de última generación y funcionamiento impecable. El delantero está montado sobre el habitual manillar Neken, común a las KTM. La tija superior, mecanizada en aluminio y anodizada en negro, también de nueva factura, más ligera y rígida que la anterior.

Monta discos de freno floreados, siguiendo la moda actual, tienen un diámetro de 260 mm. el delantero y 220 mm. el trasero. Cuentan con muy buen tacto y eficacia para nuestro gusto y exigencias.. Las suspensiones, como es habitual, están firmadas a White Power, con la excelente horquilla de cartucho, ya probada en otras unidades de la marca y el amortiguador trasero montado en un PDS al que hoy por hoy es difícil ponerle peros.

El motor, con su particular configuración de cilindro inclinado, donde todo ha sido reposicionado cuando salió, recordar que este es el tercer año que se monta, buscando reunir las inercias y masas de toda la moto en el eje teórico que va desde la pipa de la dirección hasta el eje trasero.

Otra de las ventajas de este tipo de motor es la gran altura al suelo que proporciona, algo que evitará más de una enganchada. El chasis, pintado este año en un bonito color amarillo, no cambia respecto al año anterior, si bien su comportamiento ya sabemos que es excelente.

Recordad la particular disposición de los elementos sobre él, con el depósito debajo del asiento, formando dos asideros en el triángulo donde normalmente se radica el filtro del aire, mientras que éste pasa al lugar del depósito, con una buena ubicación de cara a la entrada de polvo, agua y elementos extraños.
Prueba Husaberg FE570 2012. El martillo de Thor.
La boca de llenado sigue en su lugar habitual. La situación del filtro de aire hace que cuando abrimos gas con decisión, el sonido de admisión se transforme en algo poderoso, que anuncia los múltiples caballos que estamos empleando. Hay a quien le gusta y a quien no, pero eso son cuestiones personales.

Respecto a los asideros, ya hemos comentado otras veces que en una enduro cuantos más mejor, pero éstos están situados en una zona que nos es precisamente de donde solemos agarrarla, siendo la más habitual el principio de la aleta trasera, donde debido al reparto de pesos resulta más práctico.

La puesta en marcha, por botón únicamente, es inmediata y eficaz, solo cuando la batería desfallezca echaremos de menos la palanca de arranque, de la que no dispone. El aire, como en la mayoría de mecánicas con inyección electrónica, es automático, ya no hay que rebuscar cerca del motor y quitarlo cuando se alcanza la temperatura óptima.

En cuanto soltamos el embrague, desde las primeras revoluciones, el motor ya nos va mostrando todo su poderío, que iremos comprobando a lo largo de toda la gama, se trata de un propulsor progresivo, pero que muy contundente, de los que nos llena la mano en todo momento.

Pese a ser un superior a quinientos, es sin duda de las motos más ligeras de la categoría, las inercias por tanto son menores que en otros modelos de la competencia. Teniendo en cuenta que esta moto carga un poco más de peso en el tren trasero, no hemos encontrado movimientos preocupantes a alta velocidad.

En rectas muy bacheadas, es una gozada hacer despegar con facilidad la rueda delantera y mantenerla ahí, con lo que se evita trabajo a nuestros antebrazos y a la fantástica horquilla WP de cartucho cerrado..

Como toda enduro “grande” requiere un pilotaje en marchas largas, para sacar partido a su tracción y a la elasticidad de su motor. Ello hace que en muchas zonas parezca monomarcha, con la tercera que pueden hacer recorridos “jugando a la goma” con el acelerador, saliendo de los ángulos sin tocar el embrague, impulsándonos con toda contundencia hacia el siguiente viraje.

Cuando llegan las zonas más reviradas, si venimos de pilotar motos más pequeñas debemos cambiar el chip, realizando trazadas más abiertas, que nos permitan poner la moto derecha y aprovechar la impresionante aceleración de la que hace gala la FE570.

Yendo de pie, incluso situaremos el cuerpo un poco más retrasado, para poder desplazar mejor nuestro cuerpo y hacer mayor palanca con los brazos en los giros. Hablando de brazos, si los tienes cortos esta moto te soluciona el problema, tira tanto de ellos que cada vez parecen más largos.Prueba Husaberg FE570 2012. El martillo de Thor. En esta ocasión compartimos prueba con su hermana pequeña, la TE125 cuya prueba publicamos con anterioridad, lo que nos permite ir alternándolas en el mismo recorrido. De este modo apreciamos mejor las diferencias de pilotaje. Está claro que pertenecen a dos mundos diferentes.

Ambas son capaces de todo, pero nuestro pilotaje debe adecuarse a sus peculiares características. La FE 570 requiere un buen control del gas, cualquier exceso se paga caro, aunque el motor es muy dosificable. Por favor: brutos abstenerse. Cuando hay poca adherencia la caballería mal administrada es un enemigo.

Seguro que habrá quien piense que nunca simpre es mejor que sobre mucha potencia, pero los técnicos de la marca encargados de la motos oficiales, como la de Oriol Mena, siempre buscan la mejor manera de hacer dóciles estas caballerías.

La TE125, si bien requiere mucha más atención a las revoluciones, lo perdona todo, siempre permite rectificar, es tan ligera que podemos corregir incluso en el aire.

En las trialeras la forma de subir es radicalmente distinta. Las pistonadas de la gran monocilíndrica la hacen trepar de un modo relajado, siempre que se lleve la marcha adecuada. Tira de nuestros brazos, pero si dosificamos el gas nos permite hasta planificar la trayectoria, pero una vez metidos en faena, por ejemplo, subiendo un escalón, las inercias y el poderío no proporcionan mucho margen de maniobra.

Un golpe de gas y sube casi a ralentí, pero en lo alto debemos haber anticipado dónde queremos colocar la moto. Lo contrario de la pequeña 125, con la que podremos jugar casi como con una moto de trial, si nuestro pilotaje lo permite. Es tan ligera y manejable que podemos cambiar nuestra dirección en el espacio de una moneda.

Volviendo a nuestra protagonista, siempre que nuestro físico esté capacitado, permite una conducción incluso relajada, sabiendo que el motor responderá siempre, en cualquier marcha, con preferencia para las más altas, obteniendo con ello una gran suavidad de entrega de potencia.

En toda trialera subiremos de un modo constante, con un gran empuje en bajos, si vamos planificando nuestra trazada subiremos con tranquilidad y seguridad, ayudados de su excelente tracción. La cosa cambia cuando nos quedamos enganchados, algo que nuestra FE570 no acostumbra a hacer.

Entonces encontraremos la parte de atrás pesada, ¿pero para qué negarlo? en esas circunstancias cualquier kilo extra parecen 10 más, sobre todo si va sobrecargada de barro y nuestro cansancio también nos pasa factura.

Llegando a las zonas rápidas es donde nuestra Husaberg desplegará todo su potencial. Las largas derrapadas, controladas a base da gas nos permitirán disfrutar a lo grande. Si surge un obstáculo imprevisto, un golpe de gas y es superado. Nuestra única preocupación será no pasarnos con él, sobre todo si el firme es deslizante.

La estabilidad y aplomo nos permiten ir muy rápido, subrayadas por un conjunto de suspensiones cada vez más eficaz. Estamos pues ante una enduro de lo más poderoso, para amantes de las sensaciones fuertes, en buena forma y que saben lo que es disfrutar de “tener la mano llena de caballos”. Como siempre lo hemos pasado que muy bien en esta prueba, aunque tardaremos un poco más de lo habitual en descansar. ¡Ha sido genial montar por el Valhalla en tan buena compañía!

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas