Comprar

Prueba Husaberg FE390. Grandes sensaciones bajo control.

Situada casi en tierra de nadie, casi podríamos decir entre su competencia directa solo está su prima KTM y con menor cilindrada la Husqvarna TE310. Sin duda motos aptas para la gran mayoría de endureros, que ocupan una cilindrada que nunca debió desaparecer por ser la más coherente de todas. En ella la FE390 demuestra unas maneras excelentes que sorprenderán a más de uno por su efectividad.
Prueba Husaberg FE390. Grandes sensaciones bajo control.
La sensación de control sobre la nueva Husaberg TE390 del 2011 es fantástica.
Durante muchos años hubo una categoría 350 cc. en el mundo del enduro que contaba sin duda con muchos adeptos, después esta cilindrada, por motivos que no alcanzamos a comprender pasó a 400 y después a 450, una cilindrada muy próxima a superior a 500 (hoy E3), abriéndose así un gran salto desde 250 a ésta cilindrada. Poco a poco, con motos como ésta parece que las aguas vuelven tímidamente a su cauce.

¿Existe la enduro perfecta? Muchos pensarán que la suya, claro, nuestra vanidad a veces nos juega incluso malas pasadas, afirmando tal cosa aunque en el fondo estemos equivocados, algo que nunca nos sucederá con la nueva Husaberg TE390, una moto que enamora desde las primeras pistonadas.

Afronta en esta ocasión su segunda evolución, después de mostrar en su primer año muy buenas maneras. A nivel estético pocos cambios, el amarillo y el blanco invierten sus posiciones y la mascarilla de faro pasa del blanco al azul. Dispone de cubrecárter de material plástico, pero carece de cubremanetas (habrá que ponérselos) insistimos que no lo entendemos en una moto de su precio.

Es a nivel mecánico donde hay una mayor evolución. En primer lugar la nueva horquilla, una White Power de última generación con cartucho cerrado, ya vista en las KTM de motocross, con un comportamiento claramente más efectivo que el modelo anterior.

El chasis ha sido reforzado en la zona de la pipa de la dirección para proporcionar mayor solidez al tren delantero, sobre todo a altas velocidades. Sobre él encontramos un nuevo manillar Neken de superior resistencia. El embrague es Magura hidráulico, dotado de leva retráctil, lo que le dará larga vida en caso de caída.

Las bombas de freno, tanto delantera como trasera se ha confiando a la última generación de frenos Brembo, de gran efectividad, ya vistas en el modelo anterior.

En cuanto al motor destaca la nuevo conducto de admisión que optimiza la mezcla, descompresor automático optimizado, que mejora la puesta en marcha y retenedores de muelles de válvulas en material más resistente, que otorgan una mayor fiabilidad. Además como opción, montando un interruptor de las Power Parts de la marca se pueden elegir hasta tres curvas diferentes de encendido.

La alimentación corre a cargo de la inyección Keihin EFI, con lo que ya no tenemos que preocuparnos cuando ascendemos mucho en nuestras salidas. Este sistema hace que la mezcla sea siempre óptima.

La particular configuración de motor de las Husaberg, con el motor inclinado a 70º, acerca el cigueñal al centro de gravedad de la moto y al eje teórico entre el buje de la rueda trasera y la pipa de dirección, configuración ideal según la mayoría de los ingenieros. En esta moto incluso el movimiento del pistón está muy próximo a ese punto.

Debemos comentar que para este motor se equipa un conjunto motor distinto al de sus hermanas de mayor cilindrada. Carrera, pistón y cigueñal son diferentes a ellas. Solo el diámetro coincide con la 450, dando como resultado un motor más “cuadrado” o de carrera corta, por lo que las subidas de vueltas son muy rápidas.
Prueba Husaberg FE390. Grandes sensaciones bajo control.
Hay que recordar que en esta marca el depósito de gasolina y el filtro de aire cambian sus posiciones, situándose el primero más arriba, lo que le otorga una posición más protegida del polvo y del agua.

El depósito, de polietileno reforzado en su forma incluye dos prácticos asideros, ahora bien, la moto se mueve mejor agarrando desde más arriba, pero este detalle prueba hasta qué punto cuidan los detalles los técnicos de la marca. El conjunto se prologa hacia atrás haciendo a su vez las funciones de subchasis. Al mover la moto en parado se aprecia algo más de peso en la parte trasera, algo en lo que el depósito tiene algo que ver.

La puesta en marcha es, como cabe esperar, inmediata. No tenemos que tirar del starter porque es automático y pronto alcanza la temperatura deseada.

Nada más soltar el embrague apreciamos una de las mejores cualidades de está máquina. La suavidad de entrega de potencia es impresionante, tanto es así que incluso llegamos a pensar que le falten bajos. Nada más lejos de la realidad como comprobaremos más adelante.

Esta dulzura no está reñida con las excelentes prestaciones, el motor responde con energía y una excelente subida de vueltas que te hace incrementar los niveles de adrenalina. Se trata de una montura dócil, pero que corre una barbaridad. Son pocos los que de verdad puedan quejarse de ello.

En zonas rápidas la FE390 se desenvuelve de maravilla, las 250 cuatro tiempos serán una presa fácil para nosotros este tipo de recorrido. La tracción y el buen tacto de gas de la Husa hacen que controlar las derrapadas con el gas sea una auténtica delicia. Siempre tienes la moto por la mano, bajo control.

Cuando llegan las zonas más ratoneras entra mejor que las más grandes 450, aquí las inercias juegan a nuestro favor, por lo que también resulta menos cansada que aquéllas, aunque su peso sea similar. Se deja llevar con soltura y aprovechando sus bajos, salimos de una curva a otra la mayoría de las veces sin cambiar de marcha.

Seguramente en una crono los pilotos más experimentados y de mayor físico pueden ir más rápido con la 450, pero en esta moto se puede abrir gas con gran confianza y progresividad, además como ya hemos dicho, al cansar menos, seremos competitivos durante más tiempo. Es por ello que muchos pilotos de gran nivel y experiencia se hayan decidido por ella incluso para competición. Prueba Husaberg FE390. Grandes sensaciones bajo control. Al llegar las zonas con el terreno más difícil y roto, con rocas, surcos, roderas y raíces nos sentiremos pero que muy contentos de llevar esta moto en nuestras manos. Las nuevas suspensiones y su tarado de serie resultan excepcionales, de lo mejor que hemos probado nunca.

La nueva horquilla WP de cartucho cerrado y los refuerzos en la pipa de dirección consiguen un conjunto ideal. Se lo come todo, sin meneos de dirección ni golpes secos, por lo que la nueva 390 transmite una gran confianza que nos hace rodar a un ritmo fantástico. Sea cual sea el tipo de recorrido el comportamiento de la parte ciclo es ejemplar.

Según vamos avanzando en la prueba, nuestro físico empieza a resentirse de alguna incómoda lesión y del parón veraniego con la consiguiente falta de entreno, pero esta vez tenemos una aliada excelente que nos hará salir airosos de todas partes.

En las trialeras y las zonas más complicadas, cuando llegamos algo fatigados, la suavidad en bajos de nuestra nueva compañera nos hará fácil lo difícil, pasando sin problemas por lugares en los que con otra mecánica serían más complicados.

Más de uno de nuestros acompañantes se ha quedado mirando en algunos sitios, vislumbrando, con una sonrisa traviesa, la ocasión de vacilarnos un poco, pero con la 390 entre las manos tendrá que dejarlo para mejor ocasión. Sube igual un caballo fiel, como un misil o como si fuera de paseo, siempre atenta a nuestros deseos.

Trepa por escalones, piedras y raíces sin descomponerse, de una forma noble, con un empuje suave y contundente a un tiempo, haciendo que todo parezca más fácil y accesible.

Hay quien piensa que estas motos son más pesadas (como las de cilindrada similar) y que manejarlas en parado resulta trabajoso, algo cierto, pero por fortuna con la FE nos quedaremos enganchado pocas veces y tendremos pocas ocasiones de comprobar tal extremo.

Cuando llegamos a casa, después de un día entero de enduro, por todo tipo de zonas tenemos claro el porqué de una 390 en vez de una 450, estamos mucho menos cansados y hemos disfrutado a lo grande.

La Husaberg TE390 es una de esas motos “amigas” que te hacen sentir bien desde el primer momento, con la que te lo puedes pasar bomba pidiéndote a cambio solo un poco de gasolina. Una gran moto para un público de lo más amplio y una gran jugada de la marca sueca.

LA OPINIÓN DE XAVI GALINDO:

Durante este 2010, hasta que una inoportuna lesión me lo ha impedido, he dispuesto de la Husaberg TE450 y de la TE390, moto que elegí para los enduros más extremos. Si bien el peso es casi el mismo, 114 kg., en las trialeras y zonas más complicadas las inercias del motor son menores, por tanto el cansancio físico disminuye respecto a su hermana mayor. Por tanto resulta ideal para todos aquéllos que gustan de las trialeras más extremas. La suavidad de entrega de potencia es una maravilla.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas