Comprar

Prueba de la KTM EXC200 mod. 2011. Las inmensas posibilidades de una incomprendida.

Probamos en esta ocasión la versión 2011 de un modelo ya ensayado el año pasado, ratificándonos en lo increíblemente eficaz y divertida que es esta moto, con la que la gran mayoría de los enduros lo pasarían mejor que con su 250 o 450 y además como menos cansancio.
Prueba de la KTM EXC200 mod. 2011. Las inmensas posibilidades de una incomprendida.
Rodar con la nueva KTM EXC200 en zonas muy reviradas es una auténtica delicia.
Si tuviéramos que comparar esta “pequeña” KTM sin duda habría que hacerlo con una comadreja. Es pequeña, de una agilidad e inteligencia fantásticas, que le permite una adaptación al medio excepcional.

Pese a tener una presencia minoritaria en nuestro mercado, la EXC200 tiene unas cualidades fantásticas que la hacen única. Su ligereza, la potencia en bajos casi de una 250 y la manejabilidad de una 125, permiten a la gran mayoría de los pilotos, sacar el mejor piloto que llevamos dentro.

Comenzamos por la descripción, con los cambios ya comentados en otras compañeras de gama, como son el cambio de decoración, más acertado todavía, con el depósito traslúcido, algo que siempre agradecemos para controlar el nivel de combustible. Los nuevos colores le dan sin duda un aspecto más ligero.

El manillar, como el resto de la gama es un Neken, aunque en esta ocasión parece en poco más bajo que en sus hermanas mayores, recibe, en esta ocasión un nuevo protector. Está anclado en la posición más adelantada de las dos que disponen las tijas. Como norma en la marca, la posición de conducción resulta excelente, parece nuestra moto de todos los días. Por fin incluye de serie los imprescindibles cubremanetas

Los frenos Brembo, de nueva generación, ha aparecida el año pasado, tienen un buen comportamineto, desterrando el anterior tacto “acorchado” de las antiguas KTM. Si ya funcionaban bien en las “grandes” aquí, al detener menos kilos e inercias, les daremos un sobresaliente.

La amortiguación, como siempre recurre a material White Power, con horquilla de 48 mm de diámetro y monoamortiguador trasero de 300 mm. de recorrido montado en el habitual PDS, que parece ir mejor que nunca.

En la parte mecánica los nuevos reglajes de carburación mejoran las respuesta del conjunto. El nuevo silenciador, realizado con dos componentes, al igual que sus hermanas mayores cuenta con una mejor sujección. El escape tiene un mayor diámetro de salida, mejorando la potencia dl motor.

La puesta en marcha resulta de lo más sencillo, una pequeña patada y el alegre propulsor cobra vida al instante. Su rápida subida de vueltas augura sin duda una jornada endurera de lo más divertido.
Prueba de la KTM EXC200 mod. 2011. Las inmensas posibilidades de una incomprendida.
Iniciamos un camino rápido y vamos insertando marchas como una ametralladora y recibimos una gran sensación: cómo corre esta EXC200, todo un derroche de energía controlada. En este tipo de zonas más de uno podría pensar que se puede quedar corta, pero mientras no sean etapas del Dakar, hay potencia de sobra.

El motor parece tener dos caras, en la primera, abusando de los bajos y los medios, nos encontramos con muy buena respuesta, si continuamos girando el puño de gas, la válvula de escape se abre y el sonido se torna más metálico y embriagador, lanzando adelante toda la caballería.

Cuando llegan las zonas más reviradas y técnicas, más de uno de sus propietarios hará lo que el Correcaminos al Coyote: ¡mick, mick! y saldrá disparado dejando atrás a mecánicas mucho más potentes y también pesadas. En los cambios de dirección, giros cerrados y sinuosos, la 200 brilla con luz propia, saliendo con más facilidad que su hermana pequeña 125, y es que los casi 70 cc. de diferencia dan mucho de sí.

En este tipo de terreno se comporta como un avión de caza, dispuesta a humillar a quien haga falta. Como hemos comentado, la facilidad de conducción, o más bien pilotaje, permite cosas increíbles. Controlando la moto en todo momento.

Desde luego, hay que ir un poco, solo un poco, más atento con el cambio y el acelerador que los motores más grandes, pero a cambio ofrece unas cotas de diversión enormes a cambio de menos esfuerzo físico.

Cuando llegan las trialeras, la técnica de abordarlas también difiere, hay que ir un poco más atento, pero permite colocar y girar la moto en espacios muy pequeños con absoluta precisión, permitiendo rectificar sobre la marcha sin temor a que se nos escape de las manos.

Sean escalones, piedras sueltas, raíces, etc. la EXC 200 escala de un modo vivaz y alegre, que nos hace sentir superiores, con la situación bajo control.Prueba de la KTM EXC200 mod. 2011. Las inmensas posibilidades de una incomprendida. Para dar una idea que cómo va esta moto, la nueva estrella del enduro nacional, Mario Román ha dicho en numerosas ocasiones que él la considera la moto ideal, acorde con su pilotaje. Otra cosa es que por razones de mercado, pilote este año una EXC250F en E1, basta recordar que la 200 lo tendría que hacer en E2, con las 250 2 t y las 450 de 4t.

Como él opinan más usuarios, que solo son capaces de cambiar sus EXC200 por la del año siguiente, una vez han disfrutado con sus maravillosas bondades. La gente les mira raro, pero a ellos no les importa, saben lo que llevan entre manos y además ¡se cansan menos! por lo que disfrutan del enduro durante más horas, antes de que el cansancio aparezca.

El público al que va dirigido esta moto va desde los principiantes, hasta lo más expertos, aquéllos que ya han tenido muchas motos y tienen el don de tener las ideas más claras, a los que sin duda les va la marcha y esta KTM les hará rejuvenecer.

Contamos en esta ocasión con la opinión de Jose Ramón Hernando, como el mismo se califica, un endurero del montón, de los que no compite, pero que disfruta a lo grande en cada salida:

Sujetas la 200 por el manillar, levantas la pierna hasta pasarla por encima del sillín, sientes la estrechez del asiento, los pies ya en el suelo y los primeros movimientos antes de arrancar. Es ligera. Buscas el punto muerto, palanca de arranque, dos intentos y el sonido esperado, es una 200.

Embrague, primera y a calentar motor engranando marchas sin prisa, tienes bajos como para rodar rápido sin subir de vueltas.

Primeras curvas, se anima el camino y vas entrando en acción, noble y equilibrada te deja buscar sensaciones rápidamente, y que sensaciones, los cambios de peso sobre las estriberas son deliciosos, la máquina te obedece y acompaña de lado a lado sin exigir esfuerzos, las trazadas se hilan solas, sin sobresaltos. Para remate el motor y la solícita válvula de escape abriendo y cerrando cada dos por tres, liberando caballos solo cuando te apetece, abres gas y el sonido ronco se torna en décimas de segundo en un metálico rugir que nos pide cuidado.

Ya está, ahora a disfrutar del motor explosivo pero dócil y de la increíble dinámica que te permite su reducido y equilibrado peso y suspensiones. Qué más puedo decir: de quitarse el sombrero. Eso si, la mano izquierda te recordará mañana lo bien que te lo pasaste.

En resumen, podemos decir que todo aquél que la tenga entre sus manos disfrutará más, mejor y durante más tiempo en sus salidas endureras.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas