Comprar

Prueba de la KTM EXC125 2014. Tan grande y tan pequeña como tú quieras.

Una vez más probamos una de esas motos que siempre nos roba el corazón. Un órgano que se nos acelera solo cono saber que vamos a probarla. Porque desde luego podemos garantizar que rodar con esta moto es de lo mejor que puedes hacer para ponerte las pilas y subirte la moral.
Prueba de la KTM EXC125 2014. Tan grande y tan pequeña como tú quieras.
Cómo hacer fácil lo difícil: con una KTM 125 EXC. No lo dudéis, una gran enduro.
Como siempre, el trabajo constante, año tras año, produce excelentes resultados. Si a los avances comunes a toda la gama sumamos los que incorpora cada año KTM a su 125, tenemos una de las 125 más sorprendentes.

Cuando decimos sorprendentes no nos referimos a los probadores, que ya sabemos la nota que se va allegar esta moto en nuestras manos, así de mal acostumbrados nos tiene la marca.

Las mejoras comunes en la gama EXC, que contamos si cabe con más detalle en las pruebas de otros modelos 2014 de la marca, están el la nueva tapa del filtro del aire, más accesible, deflectores del radiador, el nuevo guardabarros delantero, sin nervaduras interiores, para que se pegue menos el barro.

Hay que destacar este elemento, todo un acierto, ya que está muy bien construido, aumentando su rigidez un 50% y optimizando su forma. Para su sujección se ha modificado también la pletina inferior.

También son nuevos tanto el faro como su máscara, una vez más en blanco. Los paramanos, también cambian, siendo de dos plásticos diferentes, más resistentes. La caja de filtro está más protegida y es más accesible con la nueva tapa.

En cuanto al conjunto de frenos Brembo, destacar la nueva bomba, con el depósito más pequeño y el menor diámetro del pistón de freno, recibiendo pastillas Toyo B169 sinterizadas, obteniendo un conjunto de mejor rendimiento y dosificación.

Pasando al motor, recibe una nueva caja de láminas Boyesen, nuevos reglajes de carburación y nuevos desarrollos, optimizando aún más un motor hoy por hoy difícil de igualar en la cilindrada.

La puesta en marcha resulta, como en todas las motos de su cilindrada, de lo más sencillo incluso con las bajas temperaturas de este frío otoñal. Nos cuesta un poco de más encontrar el punto muerto, pero tampoco somos los más hábiles del mundo para ello. Los pocos kilómetros de la unidad de pruebas también tienen algo que ve en ello.

Después de tomar temperatura idónea con rapidez, comenzamos a meter marchas, sube de vueltas con una facilidad pasmosa, rebosando alegría en todo momento. Después de repostar en la gasolinera, iniciamos una serie de caminos rápidos, con curvas de amplio radio y nuestro acompañante queda sorprendido de lo mucho que corre la “pequeña” 125, no se esperaba tal cosa en las zonas rápidas. Pero una vez comienza a subir de vueltas parece no acabar nunca, mientras que al ir metiendo marchas nos da la impresión de meterlas todas en pocos metros.
Prueba de la KTM EXC125 2014. Tan grande y tan pequeña como tú quieras.
Es posible que así sea, pero siempre tenemos la marcha adecuada y aunque las largas pistas no sean lo más indicado para ella se defiende con soltura.

La ligereza sin igual y por tanto las bajas inercias, hacen que cambiar de dirección se haga de un moto telepático, como si tuviéramos una conexión invisible de la moto con nuestras intenciones. Cualquier imprevisto, cualquier duda o cambio de intenciones son interpretados al instante por la EXC125 con absoluta fidelidad. Como una mountain bike pero con acelerador.

Comenzamos a entrar en “territorio Joni”, o lo que viene a ser los sitios por los que monta mi amigo del mismo nombre. Cada vez se va haciendo más estrecho y revirado el sendero, con más piedras y más verde en el entorno. Esto se anima... Vamos, el tipo de recorrido que más nos gusta a los endureros.

Aparecen rocas de todos los tamaños y formas, en escalones cruzados, seguidos en todas las direcciones y formas posibles. Es larga, no imposible pero muy machacona dada su longitud. En ese momento pienso ¡uf... no sé si estaré preparado hoy para hacerla toda al tirón! tal vez la forma física del día de la prueba y el poco sueño den esa información adecuada al cerebro.

Si bien mi condición física no era la adecuada, “mi 125EXC” tiene otras opiniones. Pese a que siempre prefiero ir de pie, como la mayoría de los que somos bajos, decido sentarme para ahorrar fuerzas en mis brazos y me confío plenamente a mi compañera.

Mientras voy ascendiendo me voy sorprendiendo, en contra de lo que muchos piensan no tengo que ir enchufado, tiene unos bajos sorprendentes para su cilindrada, la curva de potencia es lineal pero contundente, con unos altos que te llenan de alegría.

Como ya apreciamos en los caminos, en los giros más cerrados, tengan o no obstáculos, la ligereza nos ayuda a poner la rueda allá donde pensemos. Sí, he dicho pensar porque la EXC parece interpretar tus deseos.

La trialera se va estrechando por momentos, en los giros tenemos muy presente eso de que la rueda trasera cierra su trayectoria sobre el recorrido que ha hecho la delantera. Algo muy a tener en cuenta en este tipo de recorridos, para que no se coma las piedras más grandes y nos descabalgue. Se trata de hacer que pase justo por la piedra que queramos y no quedarnos enganchados.

Joni sigue su ascensión y llega un momento en que el sendero se estrecha como una “V” tallada en la roca y llego a pensar “si este tío tan grande y de más de 100 kg. ha pasado por ahí yo tengo que entrar seguro. Peralto la rueda delantera por la pared y... prueba superada.Prueba de la KTM EXC125 2014. Tan grande y tan pequeña como tú quieras. Las suspensiones WP cumplen a la perfección, y eso que la delantera no es una horquilla de cartucho, pero es de lo mejor que se puede equipar en este momento. La marca holandesa, propiedad de KTM por cierto, ha llegado a unas cosas impensables en sus modelos de hace unos años.

Cuando llegamos arriba comento: - Es la primera vez que subo una trialera tan larga con una 125, pero ya nadie me puede asegurar que las 125 se quedan cortas en ellas - Mito desmontado. Ya lo sabíamos, pero ahora lo hemos comprobado al 100% con la pequeña KTM en nuestras manos. Es más muchos subirán mejor y mucho más descansados.

Después de ello y de admirar un paisaje precioso, nuestra autoestima como pilotos ha crecido y no estamos cansados en absoluto. Esta mecánica chispeante y alegre da mucho de sí.

Uno a veces tiende a contar sus experiencias personales, pero hace ya unos 12 años tuve una FSE450, la primera 450 cuatro tiempos de Gas Gas, una moto que no fue precisamente un éxito para la marca, nació pesada, el motor respondía bien tanto era así que me acostumbré demasiado a que me sacara de los atolladeros, pero cuando me quedaba enganchado o me caía sufría lo indecible para levantarla y reanudar la marcha. Además acusaba fallos de juventud.

Como consecuencia perdí mucha confianza y en vez de avanzar como piloto me pasó lo contrario. Decidí hacer una “cura de humildad” y me fui al extremo opuesto, me compré una Gas Gas EC125 y no solo volví a disfrutar del enduro, sino que crecí y mucho como piloto. Recuperé mi autoestima como piloto y el sentir que era yo el que llevaba la moto y no al revés. Después de una temporada con la 125 llevar cualquier moto de la cilindrada que sea me pareció más fácil.

La KTM 125 EXC, por supuesto es superior a aquélla 125 del 2004, réplica de la ganadora del mundial con Petri Pöjhamo, pero el tiempo pasa y las marcas cesan de mejorar.

Esto viene a cuento de a quién va dirigida esta moto, desde luego a los más jóvenes, pero también a los que quieren volver a serlo, sentir que pilotan de verdad, que se cansarán menos, que les gusta meter rueda a los colegas con motos más grandes y poderosas. Desde luego a un mercado mucho más grande del que tienen. ¿te atreves con una 125EXC? Te lo advertimos corres el peligro de divertirte y mucho.

La opinión del invitado.

En esta ocasión nos ha acompañado Juan Díaz Both “Joni”, veteranísimo endurero, curtido en mil batallas y cilindradas, colaborador además de El Libro del Enduro1 y 2 y del Libro del Motocross. Por su tamaño y corpulencia, en teoría estaría en una gran desventaja con una pequeña 125, sin embargo le ha sorprendido y mucho.

“Hace años que no probaba una KTM y nunca he tenido una. De entrada esta moto tiene un motor sorprendente para ser un 125.

Para mí, que peso 103 kilos, es increíble como anda, destacando su motor que en altas es una bestia que si la sabes llevar arriba, corre de verdad, mucho más de lo que pensaba, puedes ir muy rápido, pero es que luego tiene bajos y medios ,vamos que el motor para ser un 125 va muy bien en todo tipo de recorridos.

En cuanto al chasis y suspensiones, como toda la gama EXC actual, impecables por encima de lo esperado. No me extraña que ktm este donde esta en ventas. Su mejora es constante y eso se nota.

En esta ocasión debido a un problema inesperado no hemo podido realizar personalmente las fotos, pero por gentileza de KTM utilizaremos las el magnífico fotógrafo R. Schedl.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas