Comprar

KTM 300 EXC 2015. Recital de buenas sensaciones.

Llega la gran dominadora de los últimos años en E3, la enduro que ha hecho callar a todos aquéllos que habían pronosticado el fin de los dos tiempos. Un excelente cocktail de buenas cualidades que nos hará disfrutar de lo lindo en nuestras salidas endureras.
KTM 300 EXC 2015. Recital de buenas sensaciones.
En ocasiones para explicar sensaciones recurrimos a las analogías. Desde luego una prueba de una moto de enduro debe ser lo más objetiva posible, pero también debe comunicar lo que sentimos cuando probamos cada moto. Lo que nos transmite, algo distinto de los fríos datos de una ficha técnica.

La KTM 300 EXC es como un buen blues de Katie Webster, suave y dulce cuando la situación lo requiere, pero capaz de subir hasta el infinito con una fuerza arrolladora, poderosa, pero manteniendo el control en cada momento.

Quizá ahí radica el éxito de una enduro que ha convertido la categoría E3 en su coto privado. Es más todos los pilotos de la marca que han pasado por ella la han llevado a lo más alto. Desde Nambotin hasta Iván Cervantes, a quien una inoportuna lesión ha privado de un título que merecía y ha recaído en ese gran "novato" Matt Phillips.


Resulta un tanto sorprendente que pilotos desde siempre adictos al cuatro tiempos como nuestro Iván, que en la pretemporada realizó muchas pruebas con la 500 4T y la 300, descubran incluso con sorpresa que son mucho más rápidos con la "tres tiempos".

Pero antes de nada iremos a la descripción técnica, en la que no hay grande novedades, pero sí una constante mejora en los detalles, manteniéndose con ello en la cresta de la ola.

Algo que ya nos gustó mucho hace unas temporadas es el chasis naranja, más personal, más KTM ¡por fin vuelve! Nueva gráfica, con una apariencia muy moderna, insertada en el plástico por lo que no se despegará jamás.

El manillar Neken, ahora anodizado en negro puede colocarse en cuatro posiciones diferentes, con lo que se podrá adecuar a todos los gustos y tamaños de piloto. Sobre el lleva el nuevo display de instrumentación, facilitando la información ahora de una forma más clara, cómoda y legible.

Las tapas laterales, fabricadas con dos componentes distintos, permiten un rápido y cómo acceso al filtro de aire, algo que pudimos verificar en un complicado vadeo, comprobando con alegría lo fácil que es y lo más importante ¡no había entrado agua! solo unas gotas en la parte inferior.

El resto de la plástica continua con las formas estrenadas el año pasado, destacando de modo especial el guardabarros delantero, muy estudiado, algo que agradeceremos cuando haya mucho barro, es más fácil retirarlo y se pega menos.

Los cubremanetas delanteros, de dos materiales, son más flexibles y por tanto resistentes a la rotura. Frente a ellos las bombas de freno y embrague siguen siento las Brembo que tan buen resultado están demostrando en las últimas versiones. También cambian los puños, mejorando su tacto.
KTM 300 EXC 2015. Recital de buenas sensaciones.
En el moto continúan puliendo detalles para otorgar un comportamiento aún más suave sin perder la poderosa energía que le caracteriza, de ello se encarga al válvula de escape se que abre a 200 rpm más que en el modelo precedente, adaptándose en consecuencia la curva de encendido.

Como el resto de motores de dos tiempos, lleva una nueva batería de 3 amperios más potente, garantizando que ahora, mejor que nunca, un toque de botón basta para poner el motor en marcha en cualquier circunstancia. Las tapas de encendido y embrague reciben nuevas juntas más resistentes y estancas.

Ahora se puede regular la válvula de escape desde el exterior con un simple tornillo de regulación, opción se se añade al posible cambio, entre los tres muelles de la misma suministrados por fábrica. Antes de ponerse a jugar con estos elementos leer siempre atentamente las instrucciones de uso.

La amortiguación sigue a cargo del conjunto WP igual al del año pasado, cuyo comportamiento tanto nos gustó y estamos seguros de que seguirá haciéndolo. Cambia el espumado del asiento, en busca siempre el compromiso ideal entre comodidad y eficacia en los apoyos y el agarre del mismo.

El mayor cambio de la parte ciclo está en las nuevas llantas Giant 7050 T6 de aluminio, anodizadas en negro, como las cabezas de los radios, en sustitución de las Takasago Excel de pasadas temporadas. Junto a la trasera aparece la nueva corona más ligera en la continua guerra contra el peso, que se sitúa según fábrica en unos 102 kg. en seco.

Calza de nuevo neumáticos Maxxis, de rendimiento ya conocido y apreciado por los usuarios.

Para la puesta en marcha tiramos del estarter del carburador Keihin PKW de 35 mm. un toque de botón y sin ningún titubeo ni duda se pone en marcha. El motor de arranque, al que le han reducido la transmisión intermedia responde mejor que nunca. Ya quedaron el el olvido los titubeos de los primeros modelos, ahora la eficacia es absoluta.

Una a una según vamos empalmando marchas, el motor ya se muestra rotundo en toda la gama, llena nuestra mano derecha de potencia y nuestro corazón de alegría. Su abanico de respuestas nos augura que responderá de un modo impecable en toda circunstancia. Para que lo que nosotros mandemos.

Se trata de una mecánica no apta para novatos ni para brutos con el gas, porque su respuesta es contundente, pero si se tiene tacto con el gas es una verdadera delicia, suave como el terciopelo, cuando el firme es resbaladizo y complicado. Un arma de lo más eficaz en las trialeras extremas.KTM 300 EXC 2015. Recital de buenas sensaciones. Pero en cuanto se necesita es capaz de catapultarnos hacia lo alto de un escalón o una sucesión de ellos, sin titubeos pero sin patadas incontrolables, nos crecemos como pilotos sintiéndonos en conexión continua y capaces de todo, algo fundamental para afrontar los más grandes retos.

Casi podemos decir que la 300 EXC se puede conducir de modos diferentes, bien en marchas largas, aprovechando toda la tracción y sus excepcionales bajos, "jugando a la goma" con el gas, del modo que muchos gustan de llamar "tres tiempos".

Si nos gusta abrir gas a placer, aprovechando la abundante potencia de esta KTM, nos hará sentir toda su energía a lo largo de toda la gama de revoluciones. Rodar muy deprisa con esta máquina es realmente excitante.

Ya sea en terreno revirado, donde la legendaria agilidad de la marca se dejan sentir, como en zonas rápidas, donde el conjunto de suspensiones y chasis de la 300 nos hacen sentir poderosos, y lo que es mejor incluso buenos pilotos.

Como hablamos de suspensiones, hay que destacar el equilibrio del conjunto, es más al tratar de buscar peros al la horquilla no podemos evitar la comparación don la 4CS de la misma marca y nos asaltan las dudas... ésta de la KTM va pero que muy bien.

Circulando en un día de lluvia, con muchos charcos y alguna que otra sorpresa, su golpe de gas hace volar la moto sobre todos los obstáculos. Sin una duda, sabiendo que la máquina responderá al instante y del modo que necesitamos.

Pero van sucediendo las pistas y las horas de enduro, nuestras fuerzas comienzan a fallar y nuestro cerebro ya no va tan concentrado, porque los músculos no responden igual en estas condiciones, llega el momento en que nos equivocamos de marcha, hemos perdido inercia o no colocamos el cuerpo como debíamos, pero tranquilos, es una moto que, a pesar de su fortaleza, nos ayudará cuando lo necesitemos, como un fiel corcel. Nos cubrirá las espaldas a poco que nos compenetremos con ella.

Una vez más KTM nos muestra de qué es capaz su 300 como moto de enduro, poniendo en entredicho la pretendida (según algunos) superioridad de los cuatro tiempos.

Si tenemos que buscarle peros tal vez el único un tanto inconveniente es el del consumo, como toda dos tiempos, esperemos que con la llegada de la inyección en próximos modelos este handicap desaparezca para siempre, fruto una la evolución tecnológica que no tardará en llegar.

LA OPINIÓN DEL INVITADO. Por Juan Díaz Booth

No puedo evitar decirlo, pero para mi esta moto roza la perfección. Todo lo hace bien. Tiene altos, medios y bajos, todo en su justa medida, siendo la entrega muy eléctrica y progresiva, sin escalones.

Resulta supermanejable y puedes hacer diabluras con ella, también gracias a una amortiguación que con los tarados de serie va perfecta. El famoso cabeceo delantero la verdad es que casi no lo he notado, quizá porque el terreno estaba perfecto para rodar.

Estéticamente es precioso, el chasis naranja queda muy bien, como pega diré que el consumo me ha parecido alto, casi el doble que una cuatro tiempos, lo que con el precio actual de la gasolina hay que tenerlo en cuenta como factor de compra.

Más Pruebas de motos

Llega la gran dominadora de los últimos años en E3, la enduro que ha hecho callar a todos aquéllos que habían pronosticado el fin de los dos tiempos. ... [...]
A lo largo de nuestro curriculum endurero tendremos varias motos y probaremos muchas más. Con unas estaremos más a gusto que con otras, pero algunas m... [...]
Nueva versión de una enduro muy especial, capaz no solo de acompañarnos en nuestras aventuras fuera del asfalto, sino también dentro de él, ya sea en ... [...]
El eterno debate entre la enduro ideal siempre oscila entre las dos tiempos y las cuatro tiempos. Incluso muchos de nosotros fluctuamos en nuestras pr... [...]
Para algunos es posible que la Husqvarna TE300 sea una variación de las KTM, sin embargo las diferencias le dan una personalidad propia, sin renunciar... [...]
Ver más entradas