Comprar

KTM FreeRide E. KTM se adelanta al futuro.

Desde que surgió la noticia estábamos esperando esta prueba. Confiábamos en que KTM daría pasos sobre seguro, con este modelo ha abierto un nuevo camino, adelantándose a toda competencia con una moto silenciosa y eficaz, que también tiene sus peros. Sin embargo el camino elegido es de lo más acertado.
KTM FreeRide E. KTM se adelanta al futuro.
El futuro del enduro se escribe con "E" de eléctrica y KTM con su FreeRide E lo tiene claro.
Son varios los motivos para tomar esta nueva vía, desde el encarecimiento de los derivados del petróleo, cuyas reservas acabarán agotándose, a motivos ecológicos que nos llevan a elegir una energía más limpia, pero sin perder en ningún momento el principal objetivo de toda máquina de enduro: divertirse.

El incluir el modelo en la gama FreeRide no es desde luego casualidad. Los que esperen llevar esta moto a competición de momento tendrán que esperar, a no ser que se cree una categoría específica. Pero los que busquen divertirse... y dispongan de los 11.000 € que cuesta esta enduro silenciosa y ecológica, están de suerte.

Esta vez en la descripción técnica comenzaremos por el motor, que sin duda es la gran revolución de este modelo.

A primera vista resulta muy compacto y estrecho, de formas muy distintas, como es lógico, a los de gasolina. El motor eléctrico sincrónico de 300 v , carece de escobillas, incorporando imanes permanentes, otorgando una potencia máxima de 16 KW, lo que traducido a "CaVallos" vienen a ser 22 CV, es una cifra digna de una trialera de competición.

Su par motor llega nada menos a 42 Nn, siendo una de sus principales virtudes. No debemos olvidar que una de las mejores cualidades de los motores eléctricos es su par motor, capaz de arrastrar vagones de tren y metro, algo que todos conocemos en primera persona.

La ECU (unidad de control del motor) está refrigerada por agua, por tanto que a nadie le sorprenda la presencia de los dos pequeños radiadores que garantizan la refrigeración del conjunto. Nos permitirá la elección de tres modos de entrega de potencia que ya iremos describiendo la lo largo de la prueba.

Sobre el motor se sitúa la gran batería de litio, con 36 meses de garantía, que permite su uso entre 20 minutos y una hora, dependiendo del mapa elegido, el terreno y el estilo de pilotaje. Hoy por hoy es el mayor handicap de esta moto, pero no dudamos que los nuevos avances tecnológicos en el apartado de baterías irán mejorando este delicado apartado.

La FreeRide E se entrega con cargador específico de batería, con tres posiciones, carga rápida, normal que es la más aconsejable para el uso y otra para dejar la moto en el garaje. La carga se completa en una hora. Quien piense en adquirir más baterías debe pensarlo, su coste es pero que muy alto: más de 3.000 € aunque suponemos que sus garantías también deben serlo.

En la parte ciclo, común a las FreeRide de gasolina, nos encontramos el mismo chasis naranja en acero al cromomolibdeno, con subchasis de dos piezas, en color aluminio la metálica y en color negro y poliamida la otra. Mientras, la parte baja del motor viene protegido por un protector de aluminio que cierra el conjunto aumentando la rigidez.
KTM FreeRide E. KTM se adelanta al futuro.
Nos encontramos unos reposapiés que se pueden cambiar en dos posiciones de un modo rápido y sencillo, para así acomodarlos a nuestro gusto.

Las suspensiones son las WP ya vistas en el resto de la gama, de acertado comportamiento, siendo la trasera de sistema PDS como el resto de las enduro de la marca.

Las llantas Giant anodizadas y con bujes mecanizados, tienen las cabezas de los radios de aluminio, calzando neumáticos Maxxis específicos para este modelo.

En cuanto a la estética, sigue la línea "amable" y dinámica del resto de la gama, donde el color blanco es el dominante. Lo que sí debería incluir, y nuestras sufridas manos dan prueba de ello, son los cubremanetas, que todo endurero montará ya que son imprescindibles, el primer latigazo de una rama nos lo recordará.

Además el display común a las enduro de la marca nos encontramos uno nuevo, sobre el chasis naranja, que nos informará de las particulares funciones eléctricas del modelo.

Encontraremos luminoso de contacto, una columna que indica el 1, 2 y 3 del mapa de motor elegido y una "u" luminosa nos reportará a su alrededor la cantidad de batería que nos queda, siendo la parte inferior la que correspondería a la "reserva".

Llegamos a la hora de la verdad, la que todos esperamos con verdadera intriga ¿cómo irá este aparato?

Accionamos la llave de contacto, situada en el lateral derecho, detrás de la máscara de faro, accionamos el botón rojo sobre el lado derecho del manillar y comenzamos a oír "ruiditos electrónicos". Tras las verificaciones de rigor nos informa con un parpadeo del mapeado que tiene seleccionado tras parpadear unos instantes.

Antes de entrar en la prueba misma hay que señalar que el 1 corresponde al más suave y por tanto el que más hace durar la batería. El 2 o intermedio será sin duda el más elegido la mayor parte de las veces, siendo el 3 el más poderoso, donde encontraremos una energía y aceleración que nunca hubiésemos pensado.

Apretamos el botón de arranque, similar al de los modelos de gasolina y... no suena nada ¿estará en marcha?... pues sí, desde el primer milímetro de gas ya responde, de un modo continuo, lineal e incluso poderoso.

La primera impresión es la de ¡oye, esto corre! Comenzamos en la posición 2 y ya notamos una descarga de energía y todo empieza a pasar deprisa, notamos una aceleración, y un sonido, que nos recuerda, salvando las distancias, a la de los más modernos y eficaces metros.

Un zumbido eléctrico nos acompaña hasta llevarnos a unos 50 o 60 por hora a partir de los cuales no parece subir más, como si nos faltaran dos marchas más respecto a una enduro convencional. Ahora bien, todos los endureros sabemos que en muchos recorridos no superamos nunca esa velocidad y será allí donde la FreeRide E se defiende mucho mejor de lo esperado.

Es en los caminos y senderos ratoneros y retorcidos, de esos que tanto nos gustan a los endureros, en los que la cuarta es como mucho la marcha a la que llegamos, donde esta KTM se encuentra más a gusto, la tracción constante y lineal nos permite rodar mucho más rápido de lo que pensábamos. ¡Qué divertida! Se siente superágil y no percibimos ninguna inercia.KTM FreeRide E. KTM se adelanta al futuro. Su entrega de potencia, ultralineal, constante y contundente proporciona una tracción única. Encaramos una subida respetable, con piedra suelta, de las no aptas para novatos y nos deja sorprendidos. Trepa como un funicular de los Alpes, sin extraños, sin la más mínima duda ni desfallecimiento.

Con toda seguridad la FreeRide E no sorprenderá a nadie por su potencia absoluta, pero sí lo hará en el modo en que entrega la disponible, en cualquiera de sus posiciones.

Cuando nos decidimos a probar la 1, ya con la batería anunciando que tiene "hambre", en un principio al acelerar nos da la sensación de que corre "como un Vespino", pero al encontrarnos en nuestro recorrido con unos canchales de piedra suelta decidimos ponerla a prueba. Ninguna moto pequeña y mucho menos un Vespino la superarían con éxito.

Sin embargo el empuje del motor eléctrico de esta KTM permiten superar la zona de un modo magistral. No existen resbalones ni patinazos, pese a la fina película de húmedo musgo que las tapiza, solo avanza con dulzura y precisión.

Debido a la autonomía hemos debido planificar el recorrido metódicamente y dejamos la posición 3, la más rápida y en la que alcanza mayor velocidad, para el final. Apretamos el botón para cambiar el mapeado y nos disponemos a ello con un interrogante planteado en nuestra cabeza...

¡Wuaaaaaau! Cómo acelera, hay experimentarlo para creerlo. El empuje acaba antes de lo que nos hubiera gustado, pero nos ha dejado las cosas muy claras: KTM ha iniciado el camino con un paso firme y decidido. Se ha puesto claramente por delante con una enduro eléctrica que funciona.

Por ahora pondremos los pies en el suelo, no es una enduro tradicional, quien piense en cambiar su enduro de gasolina por ella debe tener las cosas claras. Es otra cosa, muy divertida eso sí, con el añadido de que nos sentimos muy bien en silencio, es más todo el que la ve, y casi no oye, la mira con simpatía, tal vez sea este tipo de motos las que nos permita recuperar un terreno que nunca debimos perder y es el de la comprensión del público en general.

Quien disponga de los más de 11.000 € que cuesta esta KTM eléctrica tendrá una moto ecológica, muy divertida, apta para todos los públicos. Deberá planificar sus recorridos, para no quedarse sin batería, pero dispondrá de una potencia de lo más aprovechable y dosificable.

Nos hubiera gustado enfrentarla a una trialera de verdad, larga y con obstáculos. Sin duda se hubiera defendido muy bien, sobre todo en lugares con poca adherencia. Tal vez frente a los escalones hubiéramos querido que su golpe de gas fuera contundente como el de sus hermanas de gasolina, pero debemos saber lo que llevamos entre manos y adaptarnos a ella.

Estamos seguros de que que con más práctica y adaptación a sus virtudes, se pueden hacer grandes cosas. Hay que jugar más con la suspensión y aprovechar sus movimientos y rebotes como hacen los trialeros, pero ya sabemos que todo llega si uno se lo propone. Muchas gracias a KTM por abrir una nueva vía al enduro.

El futuro ya está aquí y se escribe con "E" de eléctrico.

Más Pruebas de motos

Desde que surgió la noticia estábamos esperando esta prueba. Confiábamos en que KTM daría pasos sobre seguro, con este modelo ha abierto un nuevo cami... [...]
Probamos en esta ocasión, la KTM 250 EXC-F, una moto que ya nos sorprendió favorablemente el año pasado. El nuevo motor estrenado por aquél entonces y... [...]
En realidad para buscar rivales a la altura de la nueva Husqvarna FE250 no tenemos que buscar mucho, los tiene en su propia casa. Aunque dispone de la... [...]
Llega la gran dominadora de los últimos años en E3, la enduro que ha hecho callar a todos aquéllos que habían pronosticado el fin de los dos tiempos. ... [...]
A lo largo de nuestro curriculum endurero tendremos varias motos y probaremos muchas más. Con unas estaremos más a gusto que con otras, pero algunas m... [...]
Ver más entradas