Comprar

Técnica de pilotaje de Enduro. Curvas. 1ª Parte

Para ser rápido en enduro es fundamental tener un buen paso por curva. El dominio de la técnica necesaria nos puede hacer pero que muy efectivos. Capítulo a capítulo iremos revelando sus secretos.
Técnica de pilotaje de Enduro. Curvas. 1ª Parte
Cristóbal Guerrero en plena aceleración sobre hierba húmeda y embarrada.
El dominio de la técnica de pilotaje en curvas es básico para el endurero. Ya sea en competición o en nuestras salidas de fin de semana.

Cuando se observan las imágenes de pilotos y se desconoce la técnica, uno puede llegar a preguntarse cómo es posible inclinar tanto en un firme tan deslizante o con poca adherencia, lejos del asfalto.

La respuesta está en la inercia generada por nuestro peso y el de la moto unido al movimiento. La conclusión es que cuanto más rápido entremos en una curva, mayor será el agarre de nuestras ruedas al suelo. Clavarán sus tacos con más firmeza en el terreno.

Al principio, como en todos los inicios, la cabeza se hace un lío con tanta cosas que hacer, pero aplicándose en aprender paso a paso, no acceder al siguiente punto hasta que no se domina el anterior, llega un momento en que todo se hace de modo intuitivo, sin tener que pensar en cada fase. Entonces los tiempos comenzarán a salir en las cronometradas y disfrutaremos como nunca.

En todo tipo de curvas, ya sean lentas o rápidas, siempre podemos marcar tres fases bien diferenciadas.
Técnica de pilotaje de Enduro. Curvas. 1ª Parte
La frenada:

Lo ideal es iniciar la frenada de pie, con el peso centrado respecto a la dirección que llevemos, para mantener la moto bajo control y dentro de la trayectoria elegida.

A diferencia de la carretera, donde para ir deprisa se frena lo más tarde posible, comenzaremos a frenar siempre antes de la curva, no dentro de ella. Es decir, deberemos anticipar el momento en que debemos frenar. Pilotos muy rápidos y finos como Juha Salminen o Xavi Galindo son de los que frenan antes... para acelerar también antes que nadie y con mayor suavidad y eficacia.

Por tanto, no se trata de apurar al máximo la frenada, sino de realizarla correctamente para posicionar la moto y pasar por la curva con la mayor velocidad y adherencia posible. Así podremos comenzar a acelerar cuanto antes. Este es uno de los problemas de muchos endureros, novatos y no tan novatos, ya que la mayoría también conduce o ha aprendido con moto de carretera y cuesta cambiar el chip.

Dependiendo también de la moto que se pilote, se anticipará más o menos. Por ejemplo en una 500 se buscará tanto el apurar un poco más la frenada como levantar la moto lo antes posible para aprovechar toda la caballería, justo lo contrario de una 125.

Al iniciar la frenada, el cuerpo debe estar situado hacia atrás, relajado y flexible, nunca rígido, flexionando las rodillas. La deceleración tenderá a lanzarlo hacia delante, por lo que brazos y piernas deberán contrarrestar este efecto incluso, si es necesario, presionando con fuerza las rodillas contra el depósito.

Esto es muy importante, sobre todo en las bajadas, donde la inercia hacia la parte delantera aumenta y cualquier ondulación nos puede hacer perder el contacto con el suelo, alargando con ello la frenada. El objetivo será, que el peso esté centrado, ya que si estuviera hacia delante, la parte posterior de la moto podría incluso levantarse, con la pérdida de control e incluso de la capacidad de frenar con el freno trasero.

En el proceso de frenada la horquilla se hunde, con lo que la distancia entre ejes se reduce y por tanto este hecho nos ayudará a que la moto entre mejor en la curva. Hay que conseguir con nuestros movimientos que las ruedas permanezcan en contacto con el suelo. Si una de ellas está en el aire, aunque sea un instante, se alargará más la frenada.

Se comenzará a frenar siempre con el delantero, se dosifica mejor la frenada. Además la suspensión delantera trabaja bien cuando frenamos. Al hacer mayor presión delante, aumentaremos el agarre del tren delantero.

A continuación se accionará el trasero que servirá de apoyo. Es muy útil para "timonear", ya que nos ayuda a colocar bien la moto e incluso hacer rectificaciones en la frenada ayudándonos incluso del gas al mismo tiempo, esto será muy útil, sobre todo en las curvas a izquierdas.

Podremos incluso cruzar la moto para colocarla antes en los ángulos más cerrados y poder acelerar con ella recta como explicaremos a continuación. Para ello, hay que dar un leve toque al freno trasero cuando la moto ya está inclinada, la inercia que lleva la moto en ese momento nos situará la moto en posición.Técnica de pilotaje de Enduro. Curvas. 1ª Parte Al principio cuesta un poco aprender a frenar de pie, pero con práctica incluso aprenderemos a accionar el freno trasero sin apoyar el pie en la estribera. Este ejercicio nos ayudará a adquirir un mayor tacto y precisión con el freno posterior. Éste requiere un tacto superior, ya que si se bloquea puede producir "eses" alargando inútilmente la frenada, la moto incluso podrá cruzarse en exceso o llegar a detener el motor.

Tener siempre en cuenta que si la curva es a derechas habrá un momento en que, al sacar el pie, no podremos seguir frenando con el freno trasero.

Podríamos dividir el proceso de frenado en dos fases, la primera, con toda contundencia y una segunda en la que iremos aflojando poco a poco, a fin de evitar bloqueos innecesarios y colocar la moto en el punto de la curva que nos interese.

Deberemos iniciar la frenada de modo que, cuando lleguemos al giro, ya esté la moto a la velocidad que deseemos pasar, podamos soltar los frenos y, en ese momento, la inercia que hayamos adquirido comprima las suspensiones proporcionándonos adherencia suficiente para girar con rapidez y el mayor control posible.

Si llegamos con las suspensiones extendidas nuestro agarre, y por tanto el control y la capacidad de tracción, serán muy inferiores y derraparemos en exceso.

Cuando la curva está después de una bajada, habrá que frenar con mayor contundencia, ya que la inercia de la moto también será superior.

La transición de frenar a acelerar, debe ser lo más rápida posible. Siempre tiene que haber fuerzas que generen inercia en nuestra moto, de otro modo la trayectoria puede abrirse en exceso, podemos perder adherencia o salirnos de una rodera, con unas consecuencias no siempre deseables.

Cuando pilotemos sobre barro o sobre arena, hay que tener mucho cuidado con el freno delantero, ya que podemos hundir en exceso la moto del tren delantero o hacer que la moto se vaya de delante, sobre todo con la moto inclinada, como veremos con detalle más adelante en sus correspondientes apartados.

Si tenemos que reducir una marcha, un golpe de gas, justo antes de cambiar, disminuye los rebotes del tren trasero. En zonas con hierba húmeda o muy deslizantes hay pilotos que incluso reducen sin embrague, para obtener una adherencia extra al reducir.

Esta técnica es muy empleada sobre todo por los pilotos franceses, grandes especialistas en cronos sobre hierba mojada.

Foto 2: El suego Björne Carlsson en plena frenada después de una larga y bacheada recta en Figueira da Foz

Foto 3: Quique Vega a punto de iniciar un cerrado giro. La suspensión delantera se ha hundido acortando la distancia entre ejes. Así entrará mucho mejor.

CONTINUARÁ EN EL CAPÍTULO 2

Más Sobre Enduro

Uno de los momentos más temidos en el enduro son las bajadas. De ésas que cuando te acercas al borde da hasta vértigo porque no ves el inicio, sino... [...]
Ante la perspectiva de crisis siempre se dice que hay que ser previsor y contar con recursos suficientes para afrontarlas. Es algo que estamos viviend... [...]
Hace unos días coincidí con Juan Miguel, un veterano compañero de aventuras endureras que comenzaron hace ya bastantes años. Estuvimos rememorando... [...]
Un nuevo reto cumplido para el piloto chileno de KTM, Chaleco López, esta vez a los mandos de una KTM FreeRideE, con la E de Eléctrica, que demuestr... [...]
Desde el año 2009 aquí tienes, a tu disposición, todas nuestras pruebas. Da igual el motivo, si quieres informarte sobre cómo va un modelo que tie... [...]
Ver más entradas