Comprar

El espíritu endurero (II)

Continuamos esta semana con la segunda parte. Esta vez se vuelve más personal, pero seguro que entre vuestros compañeros endureros tendréis muchos ejemplos parecidos.
El espíritu endurero (II)
César Navarro, un endurero de lo más auténtico, haciendo de incansable probador con una Gas Gas EC300
Un apartado destacado, por el título de este artículo, lo ocupa el tercer hermano, Juan Miguel, si tengo que elegir a alguien que represente este ideal desde luego es él. Nunca ha sido ni será el más rápido, pero siempre es altamente efectivo. Inasequible al desaliento, no hay trialera que se le resista, siempre está ahí, luchando de modo contundente.

Si no puede subir con la moto es capaz de subirla en sus espaldas. Para él el enduro son trialeras, paisajes recónditos y zonas complicadas que proporcionan maravillosos y divertidos momentos, antes, durante y después de una salida y carrera. Situaciones que le proporcionan valiosas expresiones y anécdotas que explotar vacilando a los amigos.

Siempre te ayuda, te anima e incluso te enseña como lo hizo conmigo cuando tenía grandes dificultades con las subidas. Dedicó una mañana entera, en una complicada, larga y técnica y me dijo: No nos vamos de aquí hasta que subas como un campeón. Tras varios intentos conseguí coronarla con éxito, pero al llegar arriba me dijo: - Ahora vas a subir varias veces más, hasta que te demuestres a ti mismo que eres capaz y que dominas la situación -.

Un día hace ya mucho tiempo conocimos a un chaval que iba solo, haciendo enduro con una Yamaha WR426, era un tipo valiente, principiante, un poco más que nosotros, pero con un espíritu de superación único. Ya el ser endurero despertó nuestras simpatías y nos convertimos en compañeros de salidas y al final en grandes amigos.

Javiyam, que así le llamamos y no hace falta explicar el porqué, durante mucho tiempo tuvo el récord de manetas rotas en un sólo día. El trozo de una de ellas, convenientemente enmarcado, ocupa un lugar destacado en mi garaje, junto a numerosas fotos de enduro y muchas otras.

Con se tiempo ha ido convirtiéndose en uno de nuestros amigos más finos y técnicos en su pilotaje, siempre es capaz de aprender cosas nuevas y se empeña en hacerlo mejor y subir enteros. Para muchos de nuestros camaradas tiene un defecto: Todo tiene que ir en su sitio, ni un tornillo flojo, ni nada doblado... un sentimiento y "defecto" que un servidor comparte.

Eso le hace ir "asimétrico", cuando rompe un cubremanetas, ya no va igual y pierde la concentración, al menos eso se empeñan en recalcar una y otra vez ciertos hermanos endureros, aunque hayan pasado bastantes años de aquello.
El espíritu endurero (II)
Un lugar especial y entrañable para este grupo de amigos endureros lo ocupan los gallegos que en nuestros inicios nos enseñaron lo que es el enduro de verdad. Son Gustavo Menéndez y Quique Vega.

A Gustavo somos muchos los que le consideramos "el maestro" o más bien "o maestro", por lo mucho y bien que nos ha enseñado y enseñará a todo el que tenga la suerte de rodar con él.

En una tierra privilegiada para el enduro, con rutas increíbles, con una naturaleza de una belleza salvaje y exuberante, donde Gustavo, cada vez que sale, hace gala como nadie el verdadero espíritu endurero. Para él el enduro es una forma de vida y de entenderla.

Dispone cada salida de modo impecable, con el máximo respeto al entorno y a quien se encuentra en él. En su grupo hay una organización perfecta, casi de comando especializado. Cada uno tiene su sitio, su orden dependiendo del nivel, donde siempre está pendiente de ayudar a quien lo necesita y de enseñar todos los secretos del enduro.

Cuando se acerca un punto complicado se adelanta y espera controlando que todos y cada uno de sus compañeros lo superan, aconsejando a quien lo necesita, el no volverá a subir a su moto hasta que todos hayan pasado.

Su control y paciencia en las más complicadas situaciones es la que hemos podido observar en cierto e insuperable piloto finlandés. Algo que intenta transmitir siempre con éxito la mayoría de las veces a todos sus acompañantes. No es raro que, cuando llega el nacional de Enduro a tierras gallegas, alguno de " sus chicos" entre entre los diez primeros o incluso suba al podium. De ser un equipo con medios poderosos, no nos extrañaría que llegasen mucho más lejos.

Entre ellos conocimos a Quique Vega, por aquél entonces era ya un joven veterano. Valiente, fuerte y técnico como pocos. Tímido y no muy hablador es todo un ciclón encima de la moto, jamás presume de nada pero sus ganas de mejorar y aprender, y también de enseñar a todo el que rueda con él son fantásticos.

En él siempre encuentro una mano amiga capaz de releer una y mil veces los textos de mis libros, aportando y corrigiendo cosas con la energía incansable y el perfeccionismo que le acompaña.

Quique con más ilusión y pasión que medios ha sabido hacerse un hueco en el enduro nacional, siendo muy conocido y querido en el paddock del Campeonato de España. Muchas veces solo, con su furgoneta y su rulotte a cuestas hacía miles de kilómetros para acudir a cada cita. Terminada la carrera, siempre en la zona de puntos, recogía, cambiaba el manillar por el volante y de vuelta a casa para seguir el lunes con su trabajo. Toda una proeza.El espíritu endurero (II) Las exigencias del trabajo en su empresa y el día a día le han alejado un tanto de las competiciones, aún y así se deja caer de vez en cuando por las carreras gallegas y del campeonato de Portugal. Un endurero de raza donde los haya que además tengo la suerte de incluir entre mis amigos.

Por casualidades de nuestra vida endurera, tenemos un nexo en común con otros dos amigos, Joni Diaz Booth, incansable colaborador de nuestra web, y Carlos Ortega, amigo también de otros dos amigos. Estos dos son incorregibles, su pasión no conoce límites. Y puede haber crisis, se pueden romper las motos, tener malas temporadas, lo que sea, siempre harán enduro. Se apuntan a lo que haga falta, siempre que sea de nuestro deporte.

Para terminar este repaso a nuestros ejemplos de compañeros de "espíritu endurero" finalizaré con Ramón Díez Hernando y César Navarro, incansables colaboradores de nuestra web, que pasan frío y se mojan en nuestras pruebas, que repiten una y otra vez las pasadas o las fotos para que sean las mejores posibles, a veces en unas condiciones que la mayoría ya estarían en casa.

A Ramón le conocí en el colegio, sus hijos van con los míos y ya se sabe, nos ponemos a hablar de lo que nos gustas y acabamos compartiendo barro, agua y esfuerzos endureros. Ramón es un piloto tranquilo, que nunca corre riesgos, pero que cuando le da la vena se transforma. Al principio las motos grandes le intimidaban, pero con el tiempo le da igual, le gustan todas.

En el caso de César coincidímos en una tienda de fotografía y llevaba una camiseta de la Copa TT Cuatro Estaciones, como había mucha cola nos pusimos a hablar… después de eso hemos salido muchas veces, con muchas motos y recorridos.

En ellos he podido apreciar su pasión por la puesta a punto, por los reglajes correctos, la posición, la técnica de pilotaje con un piloto que siempre resulta muy valiente y cerebral al mismo tiempo. Cuando llegamos a un vado, siempre es el primero en bajarse y comprobar la profundidad a pie, aunque el agua esté helada.

Al llegar a un paso complicado siempre busca la alternativa mejor. Con menos riesgo y más eficaz. Le meto en unos líos tremendos al hacer las fotos, pero siempre se atreve, su "sentido del deber" es siempre lo primero y me aguanta que le pida una y otra pasada. Siempre será un endurero de los auténticos y un gran amigo.

Seguro que se quedan algunos más en el tintero, también están los "profesionales" empezando por Juan Antonio Segovia, Pedro Gómez de Balboa, Gonzalo Gil, Miguel Angel Seco, Angel Arribas, Jorge Rodríguez y como no todos aquéllos pilotos profesionales, Nani Roma, Miki Arpa, Xavi Galindo, Iván Cervantes y muchos otros que me han ayudado en la realización de mis libros del enduro, pero esa es otra historia.

Al final comenzamos a escribir un tema genérico y ha acabado en lo personal, pero seguro que en el curriculum personal de todo endurero encontraremos muchos ejemplos similares que incluyen un vínculo común y muy especial : " El espíritu endurero".

Foto 2: Una de nuestras inolvidables enduradas por la fascinante provincia de Lugo.

Foto 3: El "equipo" de El Libro del Enduro2 en los ISDE 2009 de Portugal.

Más Sobre Enduro

Uno de los momentos más temidos en el enduro son las bajadas. De ésas que cuando te acercas al borde da hasta vértigo porque no ves el inicio, sino... [...]
Ante la perspectiva de crisis siempre se dice que hay que ser previsor y contar con recursos suficientes para afrontarlas. Es algo que estamos viviend... [...]
Hace unos días coincidí con Juan Miguel, un veterano compañero de aventuras endureras que comenzaron hace ya bastantes años. Estuvimos rememorando... [...]
Un nuevo reto cumplido para el piloto chileno de KTM, Chaleco López, esta vez a los mandos de una KTM FreeRideE, con la E de Eléctrica, que demuestr... [...]
Desde el año 2009 aquí tienes, a tu disposición, todas nuestras pruebas. Da igual el motivo, si quieres informarte sobre cómo va un modelo que tie... [...]
Ver más entradas