Comprar

Prueba KTM 300 EXC 2016. El mundo en tus manos.

Si hay una moto capaz de todo, de subir las trialeras como un campeón de enduro extremo o de imponer su ley en una crono, es sin duda la KTM 300 EXC. Año tras año KTM va puliendo uno de sus productos estrella, consiguiendo una enduro de lo más eficaz en todos los terrenos.
Prueba KTM 300 EXC 2016. El mundo en tus manos.
Alta efectividad la de la KTM 300 EXC del 2016 en todo tipo de terrenos, una herramienta de precisión.
Los resultados saltan a la vista, el arma más eficaz de la categoría E3 demuestra su valía tanto en competición como en enduro de fin de semana. Se trata sin duda de una herramienta poderosa, que rebosa una exuberante energía desde las primeras revoluciones, con un tacto poderoso, que ya anuncia las más fuertes sensaciones.

Con una entrega dulce y suave, pero al girar el puño requiere buen tacto y experiencia, bien llevada no hay nada que se resista.

Pero antes de entrar en a fondo en la prueba comenzaremos por la descripción técnica.

En un principio no hay grandes novedades, pero fieles a la política de la marca, se van puliendo detalles y puntos concretos que van evolucionando de modo constante el producto.

Como siempre el primer cambio es la nueva gráfica, a nuestro modo de ver muy acertada, dando una imagen dinámica y actual. El color naranja que tanto nos gusta se mantiene de nuevo este año.

Sobre el manillar Neken anodizado en negro y que se puede colocar en cuatro posiciones diferentes, se sitúa el nuevo display de velocímetro y otras funciones, siendo ahora más claro y sencillo de manejar. También continúan las bombas de freno y embrague, de nuevo confiadas a material Brembo, cuyo funcionamiento ya nos es familiar.

Cambian también la máscara de faro, volviendo al color naranja, más acorde con la estética de la marca. El tapizado del asiento, es ahora el Selle Dalla Valle, como las versiones Six Days de KTM. El depósito, como debería ser en todas las enduro, es traslúcido de 9,5 lts. de capacidad y lleva el nuevo tapón, mucho más fácil de accionar que las versiones anteriores, que a veces se atragantaban un poco.

Continuando con la parte ciclo, las suspensiones WP, siguen manteniendo la horquilla delantera tradicional, es decir, sin cartucho, pero que tiene un excelente comportamiento. En la parte superior van abrazadas por las nuevas tijas mecanizadas, ahora ya adonizadas en negro, nada que ver con aquéllas anticuadas y antiestéticas grises, tipo "cemento" que tan poco nos gustaban.

Si seguimos hacia abajo nos encontramos con el nuevo eje delantero, que pasa de 26 mm. a 22 mm., reduciendo por tanto peso. A un tiempo se modifican las cotas de avance y lanzamiento de la horquilla, con un resultado que ya veremos en la prueba. Los protectores de horquilla, de color blanco, también son nuevos, más abiertos y ligeros, que permiten mejor limpieza sin reducir el nivel de protección.

Las llantas son Giant 7050 T6, anodizadas en negro, con las cabecillas de los radios en aluminio, arañando de nuevo unos gramos en la lucha contra el peso. Va calzada con los neumáticos Maxxis OEM, de óptimo funcionamiento. El conjunto se completa con discos wave, que son mordidos por pinzas Brembo.
Prueba KTM 300 EXC 2016. El mundo en tus manos.
El motor, de 72 x 72 mm. de diámetro por carrera, continúa siendo el mismo que tantas satisfacciones nos ha dado y dará. Lleva encendido Kokusan, siendo el conmutador opcional, disponible en las Power Parts de la marca, algo que, unido a los tres muelles distintos de la válvula de escape añade la posibilidad de adaptar este portentoso propulsor a las necesidades o gustos del piloto.

Ya que sale el tema, son pocos los pilotos que aprovechan las posibilidades de personalización de sus motos, cuando resulta muy fácil trabajar sobre las modernas mecánicas para adaptarlas a nosotros y no al revés. En artículos publicados en esta misma web ofrecemos varios caminos para conseguirlo. En cualquier servicio oficial o mecánico cualificado os pueden ayudar al respecto si no sabéis hacerlo, es barato, sencillo y ofrece excelentes resultados.

No olvidar nunca que la puesta a punto ideal es muy diferente si os dedicáis de modo preferente a las trialeras que si haces pistas, muchas cronos o incluso circuitos, pudiendo variarla según deseemos. Los cambios de comportamiento y respuesta de uno a otro pueden ser espectaculares ¿porqué no aprovecharlos?

El peso, uno de los mejores argumentos de esta KTM 300 EXC, continúa siendo muy bajo, quedándose en unos, según fábrica, 102 kg. en vacío, pero con arranque eléctrico. Un listón bastante alto para la competencia.

Llega el momento de la verdad, tiramos del starter, tocamos el botón y en marcha. La buena noticia es que ya no tenemos que hablar del motor de arranque, igual que en las pruebas de cualquier turismo o moto de carretera esto ya no es noticia. Su eficacia es absoluta, aún y así, se mantiene la palanca de arranque, útil por si en algún momento nos quedamos sin batería, con lo que ahora se puede considerar casi un extra.

Una vez ha tomado temperatura el motor, se va aclarando la voz y la primera sensación recibida es de un indudable poderío. Desde las primeras revoluciones, con las primeras pistonadas, ya nos muestran, en una declaración de intenciones, que los 50 cc. extra respecto a las dos y medio sirven para algo. En bajos y medios el aumento de potencia es considerable.

La progresividad de entrega del motor es pero que muy buena, algo que que no está reñido con una estirada a la altura de las mejores. Se puede llevar en marchas largas, aprovechando cada vuelta del cilindro, para salir de un modo contundente de curva a curva. Llenando la mano en cualquier momento. Los caballos están ahí, para lo que necesites, ya sea trepar una trialera con soltura o arrancar segundos al crono de una curva a otra.

En las zonas más reviradas, sea cual sea el firme, es una gozada hacerla salir desde abajo, sin cambiar de marcha. Cuando le abres a la salida, no hay ahogos, al contrario, siempre hay caballos y de los buenos. Eso sí, los que no tengan buen tacto de gas, mejor que se olviden, no es su moto. Si bien es dócil y suave, requiere que se la trate con buenas maneras, de modo progresivo o así no la fiera que lleva dentro se revolverá contra nosotros.

En curvas enlazadas es una delicia, su ligereza y manejabilidad, mejorada con los nuevos cambios en la parte ciclo, la convierten en una herramienta de precisión que pasa exactamente por el punto de la curva que tú desees, llevándote hasta la siguiente curva con gran rapidez. Aquí los límites los tienes tú, porque la 300 EXC siempre va sobrada.

Cuando llegan las trialeras de verdad sentirás que llevas en tus manos un arma implacable. Es el terreno donde la KTM 300 EXC impone su ley. Será allí donde más disfrutarán la mayoría de sus compradores y razones no les faltan.Prueba KTM 300 EXC 2016. El mundo en tus manos. Lo cierto es que si comparamos sus bajos con los de sus hermanas de 250, casi parece mentira lo que dan de sí sus 50 cc. de más. Claro que su configuración de motor también va encaminada precisamente a conseguir eso. Trepa con soltura, poniéndonos las cosas fáciles. Si necesitamos potencia, no ha y más que insinuarlo. Un golpe de gas, suave y preciso nos hará subir todo tipo de escalones.

Las suspensiones, al menos para nuestro gusto personal, resultan excelentes, el conjunto de amortiguador, montado en el PDS, y la horquilla WP tradicional, es decir, sin cartucho, tienen un tacto y sensibilidad pero que muy buenas. Cuando llegan los grandes esfuerzos, de los que utilizan todo el recorrido de la suspensión, desde luego que están a la altura. Atrás quedaron los antiguos peros que ponían algunos a las suspensiones que equipaban las KTM, eso ya es historia.

Lo mismo podemos decir del conjunto de frenada, teniendo potencia y tacto para todos los gustos. Brillando los frenos Brembo a gran altura, pudiendo apurar la frenada sin bloqueos y buen tacto, olvidando para siempre aquél tacto esponjoso de las antiguas versiones.

Desde el primer momento este conjunto nos hace sentir muy a busto, no hace tomar confianza, aunque no dejamos de señalar que, aunque no se trata de una moto para principiantes, Si se la lleva con tacto y suavidad da unas grandes satisfacciones. Pero ojo, si se te va la mano tiene caballos y mal genio, por lo que deberá ser llevada con dulzura, con buenas maneras y te dará todo lo que pidas y más. Sacándote con soltura de las más complicadas situaciones.

Un comentario aparte, porque no todo es bueno en ninguna moto, es el consumo, algo común a las dos tiempos, si duda una asignatura pendiente en este ciclo de motor, esperando que algún día se solucione o mejore. La llegada, y esperamos que en el futuro así sea, de la inyección electrónica, seguro que paliará en parte este problema, que afecta tanto al medio ambiente como a nuestra economía.

Pero está claro, después de probar una máquina tan poderosa y versátil como la KTM 300 EXC del 2016, que los dos tiempos tienen cuerda para rato. Si alguien lo duda puede mirar las calificaciones del mundial de E3 y las competiciones de enduro extremo, donde estas moto suelen copar las posiciones de cabeza y los motivos ya los hemos explicado.

Ha sido un placer de nuevo encontrarnos con una fiera amable como la KTM 300 EXC, un valor seguro vayas donde vayas.

Más Pruebas de motos

Iniciamos con algo de retraso la temporada de pruebas 2018 con un modelo muy querido por todos los públicos. A su vuelta hace unos años ya afirmamos... [...]
Cuando ya apuntan las novedades del 2018 os ofrecemos la prueba de esta poderosa máquina de enduro. Con unos cambios tan importantes como en el resto... [...]
Esta cilindrada fue durante muchos años una de las categorías del Europeo de Enduro, cuando todavía no existía el campeonato del mundo. Siempre fu... [...]
Cuando en 2007 KTM sacó a la venta la primera versión de este modelo fue un antes y un después en esta categoría. Con permiso de la hasta ahora re... [...]
Desde su aparición la 450 de KTM ha sido siempre una de las joyas de la corona, una enduro en la que se han esmerado como la que más. Un modelo que ... [...]
Ver más entradas